Deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar: fácil y rápida

La pizza es uno de los platos más populares y deliciosos del mundo. Su combinación de masa crujiente, salsa de tomate, queso fundido y una variedad de ingredientes hacen que sea una opción perfecta para cualquier ocasión. Sin embargo, hacer la masa de pizza desde cero puede ser un proceso largo y laborioso. Afortunadamente, existe una forma más rápida y sencilla de disfrutar de una pizza casera: utilizando Royal sin amasar.

Te mostraremos cómo hacer una deliciosa pizza utilizando la levadura química Royal. Exploraremos los pasos sencillos para preparar la masa sin amasar y cómo agregar tus ingredientes favoritos para crear una pizza personalizada. Además, te daremos algunos consejos y trucos para asegurarte de que tu pizza salga perfecta cada vez. Así que, si eres un amante de la pizza y estás buscando una forma más fácil y rápida de hacerla en casa, ¡sigue leyendo!

📖 Índice de contenidos
  1. Preparar todos los ingredientes antes de comenzar
  2. Preparación de la masa
  3. Montaje y horneado de la pizza
  4. Mezclar la levadura con agua tibia y una pizca de azúcar
  5. Dejar reposar la mezcla para que la levadura se active
  6. En un bowl, mezclar la harina con la sal
  7. Agregar la levadura activada a la harina y mezclar bien
    1. Dejar reposar la masa durante una hora
    2. Amasar la masa para darle forma de pizza
    3. Estirar la masa y agregar los ingredientes
    4. Hornear la pizza hasta que esté dorada y crujiente
  8. Amasar la masa durante unos minutos hasta que quede suave y elástica
  9. Dejar reposar la masa en un lugar cálido durante 1 hora
  10. Extender la masa con un rodillo hasta que tenga el grosor deseado
    1. Preparar los ingredientes
    2. Aplicar el Royal a la masa
    3. Agregar los ingredientes y hornear
    4. Disfruta de tu pizza casera
  11. Agregar salsa de tomate y los ingredientes elegidos para la pizza
  12. Preparar la masa de pizza con Royal sin amasar
  13. Hornear la pizza a alta temperatura hasta que esté dorada y crujiente
  14. Disfrutar de una deliciosa pizza casera en poco tiempo
    1. Ingredientes para la masa
    2. Elaboración de la masa
    3. Ingredientes para el topping
    4. Montaje y cocción de la pizza
  15. Preguntas frecuentes
    1. 1. ¿Puedo hacer la pizza sin usar levadura?
    2. 2. ¿Cuánto tiempo debo dejar reposar la masa?
    3. 3. ¿Puedo usar otro tipo de harina en lugar de la harina de trigo?
    4. 4. ¿Cuál es la temperatura ideal para hornear la pizza?

Preparar todos los ingredientes antes de comenzar

Antes de comenzar a preparar nuestra deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar, es importante asegurarnos de tener todos los ingredientes listos. Esto nos ayudará a tener un proceso más fluido y evitar contratiempos. A continuación, te mostraremos una lista de los ingredientes necesarios:

  • 250 gramos de harina de trigo
  • 150 ml de agua tibia
  • 1 sobre de levadura Royal
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Tomate frito
  • Mozzarella rallada
  • Orégano
  • Ingredientes adicionales al gusto (jamón, champiñones, aceitunas, etc.)

Una vez que tengas todos los ingredientes listos, podrás comenzar a preparar la masa de la pizza.

Preparación de la masa

Para empezar, mezcla la harina, la levadura Royal y la sal en un bol grande. Asegúrate de tamizar la harina para evitar grumos. Luego, añade el agua tibia y el aceite de oliva a la mezcla y comienza a amasar hasta obtener una masa suave y elástica.

Si la masa se pega demasiado a tus manos, puedes agregar un poco más de harina. Si, por el contrario, está muy seca, puedes añadir un poco más de agua. Recuerda que la consistencia ideal es aquella en la que la masa no se pega a tus manos y se puede estirar fácilmente.

Una vez que hayas obtenido la consistencia deseada, cubre la masa con un paño húmedo y déjala reposar en un lugar cálido durante aproximadamente 30 minutos. Durante este tiempo, la levadura hará su trabajo y la masa aumentará de tamaño.

Montaje y horneado de la pizza

Una vez que la masa ha reposado, es momento de darle forma a nuestra pizza. Esparce un poco de harina en una superficie plana y comienza a estirar la masa con la ayuda de un rodillo. Puedes darle forma redonda o rectangular, según tus preferencias.

Cuando la masa esté estirada, colócala en una bandeja para horno previamente engrasada. A continuación, extiende una capa de tomate frito sobre la masa y espolvorea queso mozzarella rallado por encima. Puedes agregar también los ingredientes adicionales que desees, como jamón, champiñones o aceitunas.

Finalmente, espolvorea un poco de orégano sobre la pizza y llévala al horno precalentado a 200 grados Celsius durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso derretido.

¡Y listo! Ya tienes una deliciosa pizza casera con Royal sin amasar, fácil y rápida de preparar. Ahora solo queda disfrutarla con tus seres queridos y deleitarte con su sabor.

Mezclar la levadura con agua tibia y una pizca de azúcar

Para comenzar a preparar esta deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar, lo primero que debes hacer es mezclar la levadura con agua tibia y una pizca de azúcar. Esto ayudará a activar la levadura y lograr una masa esponjosa y deliciosa.

Dejar reposar la mezcla para que la levadura se active

Para comenzar a preparar esta deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar, es importante dejar reposar la mezcla para que la levadura se active correctamente. Esto se logra mezclando en un recipiente la levadura, el azúcar y el agua tibia, y dejando reposar durante unos minutos hasta que la mezcla comience a burbujear.

En un bowl, mezclar la harina con la sal

Para comenzar a preparar esta deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar, lo primero que debemos hacer es tomar un bowl y mezclar la harina con la sal. Es importante asegurarse de que ambos ingredientes estén bien integrados, para garantizar un sabor uniforme en la masa de nuestra pizza.

Agregar la levadura activada a la harina y mezclar bien

Para preparar esta deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar, lo primero que debes hacer es agregar la levadura activada a la harina. Para ello, disuelve la levadura en agua tibia y déjala reposar durante unos minutos. Mientras tanto, coloca la harina en un recipiente grande y haz un hueco en el centro.

Luego, vierte la levadura activada en el hueco de la harina y mezcla bien hasta obtener una masa homogénea. Puedes ayudarte con una cuchara de madera o con tus manos. Asegúrate de que la levadura esté completamente incorporada a la harina para lograr una fermentación adecuada.

Dejar reposar la masa durante una hora

Una vez que hayas mezclado la levadura y la harina, cubre el recipiente con un paño húmedo o con papel film y deja reposar la masa en un lugar cálido durante aproximadamente una hora. Durante este tiempo, la levadura hará su trabajo y la masa comenzará a fermentar.

Amasar la masa para darle forma de pizza

Después de que la masa haya reposado, es hora de darle forma de pizza. Enharina ligeramente la superficie de trabajo y voltea la masa sobre ella. Amasa la masa durante unos minutos, estirándola y plegándola varias veces, hasta obtener una masa suave y elástica.

Estirar la masa y agregar los ingredientes

Una vez que hayas amasado la masa, es el momento de estirarla y agregar los ingredientes de tu elección. Utiliza un rodillo o tus manos para estirar la masa en forma circular o rectangular, según tus preferencias.

A continuación, coloca la masa estirada en una bandeja para horno previamente enharinada o cubierta con papel para hornear. Añade la salsa de tomate, el queso y los ingredientes que más te gusten, como jamón, champiñones, aceitunas o piña.

Hornear la pizza hasta que esté dorada y crujiente

Una vez que hayas agregado los ingredientes, precalienta el horno a una temperatura alta, alrededor de 220 grados Celsius. Luego, coloca la bandeja con la pizza en el horno y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la pizza esté dorada y crujiente.

Finalmente, retira la pizza del horno y déjala enfriar durante unos minutos antes de cortarla en porciones. ¡Y listo! Ya puedes disfrutar de esta deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar, fácil y rápida de hacer.

Amasar la masa durante unos minutos hasta que quede suave y elástica

Amasar la masa es una parte fundamental en la preparación de una pizza casera. Este proceso consiste en mezclar los ingredientes secos, como la harina y la levadura, con los líquidos, como el agua y el aceite, y trabajar la masa con las manos hasta obtener una consistencia suave y elástica. Este paso es crucial para lograr una pizza de calidad, ya que ayuda a desarrollar el gluten de la harina y a obtener una base perfecta.

Para amasar la masa, comienza por mezclar todos los ingredientes en un recipiente grande. Puedes usar harina común o de trigo integral, levadura seca instantánea, sal y agua tibia. También puedes agregar una cucharada de aceite de oliva para darle un sabor extra. Mezcla todo hasta obtener una masa pegajosa.

A continuación, espolvorea un poco de harina en una superficie limpia y plana. Voltea la masa sobre la superficie y comienza a amasarla con las manos. Estira la masa hacia adelante y hacia atrás, doblando y girando constantemente. Continúa amasando durante unos minutos, hasta que la masa esté suave y elástica. Si la masa se pega mucho a tus manos, puedes agregar un poco más de harina para facilitar el proceso.

Una vez que la masa esté lista, forma una bola y colócala en un recipiente grande ligeramente engrasado. Cubre el recipiente con un paño húmedo y deja reposar la masa en un lugar cálido durante aproximadamente una hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.

Después de reposar, la masa estará lista para ser utilizada en la preparación de tu pizza. Puedes estirarla con un rodillo sobre una superficie enharinada y luego transferirla a una bandeja para hornear. También puedes darle forma directamente en la bandeja con las manos, presionando suavemente la masa hacia los bordes.

Ahora que sabes cómo amasar la masa, estás listo para disfrutar de una deliciosa pizza casera. ¡Atrévete a experimentar con diferentes ingredientes y sabores para crear tu propia receta única!

Dejar reposar la masa en un lugar cálido durante 1 hora

Para disfrutar de una deliciosa pizza casera sin la necesidad de amasar, te traemos esta receta con Royal, que además de ser fácil de preparar, te sorprenderá por lo rápida que es.

Lo primero que debes hacer es dejar reposar la masa en un lugar cálido durante 1 hora. Esto permitirá que la levadura haga su trabajo y la masa crezca adecuadamente, logrando una textura esponjosa y sabrosa.

Para preparar la masa, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 500 gramos de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura Royal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 300 ml de agua tibia

En un bol grande, mezcla la harina, la levadura Royal, el azúcar y la sal. Añade el agua tibia y mezcla bien hasta obtener una masa homogénea. Cubre el bol con un paño húmedo y deja reposar en un lugar cálido durante 1 hora.

Mientras la masa reposa, puedes ir preparando el resto de los ingredientes para la pizza. Puedes utilizar los ingredientes que más te gusten, como tomate, queso, jamón, champiñones, aceitunas, etc. Recuerda que la pizza es muy versátil y puedes adaptarla a tus preferencias.

Una vez que la masa ha reposado, es momento de estirarla y darle forma. Espolvorea harina sobre la superficie de trabajo y coloca la masa encima. Con las manos, estira la masa hasta obtener el grosor deseado. Si prefieres una pizza más delgada, estírala más, y si te gusta más gruesa, déjala un poco más gruesa.

Una vez que la masa está estirada, colócala sobre una bandeja para horno previamente engrasada. Ahora es el momento de añadir los ingredientes. Extiende una capa de tomate sobre la masa y luego añade el queso y los demás ingredientes de tu elección.

Finalmente, hornea la pizza a 200 grados Celsius durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso esté derretido y burbujeante.

¡Y listo! Ya tienes lista una deliciosa pizza casera sin amasar, fácil y rápida de preparar gracias al Royal. Disfrútala con tu familia y amigos, y experimenta con diferentes combinaciones de ingredientes para crear tus propias versiones de pizza.

Extender la masa con un rodillo hasta que tenga el grosor deseado

Para preparar esta deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar, lo primero que debes hacer es extender la masa con un rodillo hasta que tenga el grosor deseado. Puedes espolvorear un poco de harina en la superficie de trabajo para evitar que la masa se pegue.

Preparar los ingredientes

Mientras extiendes la masa, aprovecha para preparar los ingredientes que utilizarás en tu pizza. Puedes elegir tus toppings favoritos, como pepperoni, champiñones, pimientos, cebolla, jamón, entre otros. También necesitarás salsa de tomate, queso mozzarella rallado y, por supuesto, el Royal para darle ese toque especial a la masa.

Aplicar el Royal a la masa

Una vez que la masa esté extendida, es el momento de aplicar el Royal. Esparce uniformemente el Royal sobre la superficie de la masa, asegurándote de cubrirla por completo. El Royal no solo le dará un sabor delicioso a la masa, sino que también ayudará a que quede más esponjosa y suave.

Agregar los ingredientes y hornear

Ahora es el momento de agregar los ingredientes sobre la masa con Royal. Puedes hacerlo en el orden que prefieras, pero te recomendamos empezar con la salsa de tomate y luego añadir el queso y los demás ingredientes. Una vez que hayas terminado de añadir los toppings, lleva la pizza al horno precalentado a una temperatura de 200°C y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que el queso esté derretido y dorado.

Disfruta de tu pizza casera

Una vez que la pizza esté lista, sácala del horno y déjala enfriar por unos minutos antes de cortarla en porciones. ¡Y listo! Ya puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con masa preparada con Royal sin amasar. ¡Buen provecho!

Agregar salsa de tomate y los ingredientes elegidos para la pizza

Para empezar a preparar la deliciosa receta de pizza con Royal sin amasar, lo primero que debemos hacer es agregar la salsa de tomate sobre la base de pizza. Puedes utilizar una salsa de tomate casera o comprar una preelaborada, ¡la elección es tuya!

Una vez que hayas agregado la salsa de tomate, es hora de añadir los ingredientes que más te gusten. Puedes optar por clásicos como el pepperoni, los champiñones y el queso mozzarella, o ser más aventurero y probar combinaciones diferentes. ¡Recuerda que la pizza es muy versátil y puedes ser creativo con los ingredientes!

Consejo: Si quieres que tus ingredientes queden bien distribuidos, puedes esparcir el queso mozzarella sobre la salsa de tomate antes de añadir los demás ingredientes. Esto ayudará a que los ingredientes se adhieran mejor a la pizza.

Preparar la masa de pizza con Royal sin amasar

Una vez que hayamos agregado la salsa de tomate y los ingredientes, es momento de preparar la masa de pizza con Royal sin amasar. Esta es una alternativa rápida y fácil para aquellos que no quieren pasar mucho tiempo amasando la masa.

Para preparar la masa, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 sobre de Royal sin amasar
  • 250 gramos de harina de trigo
  • 150 ml de agua tibia
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal

En un bol, mezcla la harina de trigo, el sobre de Royal sin amasar y la sal. Añade el agua tibia y el aceite de oliva, y mezcla todo hasta obtener una masa homogénea.

Una vez que hayas obtenido la masa, extiéndela sobre una superficie enharinada hasta formar la base de la pizza. Puedes darle la forma que desees, ya sea redonda, rectangular o cuadrada.

Consejo: Si te gusta la masa más crujiente, puedes precalentar el horno a temperatura máxima y cocinar la base de la pizza durante unos minutos antes de agregar la salsa y los ingredientes. Esto ayudará a que la masa quede más crujiente al final.

¡Y listo! Ya tienes la base de pizza con salsa de tomate y los ingredientes elegidos, y has preparado la masa de pizza con Royal sin amasar. Ahora solo queda hornearla en el horno precalentado a temperatura media-alta durante unos 15-20 minutos, o hasta que el queso esté derretido y la pizza esté dorada.

Una vez que la pizza esté lista, ¡solo queda disfrutarla con tus seres queridos! Puedes acompañarla con una ensalada fresca y una bebida refrescante. ¡Buen provecho!

Hornear la pizza a alta temperatura hasta que esté dorada y crujiente

Una de las formas más populares de preparar una deliciosa pizza en casa es utilizando la receta de pizza con Royal sin amasar. Esta receta es ideal para aquellos que desean disfrutar de una pizza casera sin tener que pasar horas amasando la masa.

Para comenzar, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 250 gramos de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura química (Royal)
  • 1 cucharadita de sal
  • 150 ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Una vez que tengas todos los ingredientes, sigue los siguientes pasos:

  1. En un recipiente grande, mezcla la harina, la levadura química y la sal. Asegúrate de que todos los ingredientes estén bien integrados.
  2. Añade el agua tibia y el aceite de oliva a la mezcla de harina. Mezcla todo con una cuchara de madera hasta obtener una masa homogénea.
  3. Amasa la masa durante unos minutos hasta que esté suave y elástica.
  4. Cubre la masa con un paño húmedo y déjala reposar durante al menos 30 minutos.

Mientras la masa reposa, precalienta el horno a una temperatura alta, alrededor de 220 grados Celsius.

Una vez que la masa haya reposado, divídela en dos partes iguales y extiéndela con un rodillo sobre una superficie enharinada. Si quieres una pizza más gruesa, no la extiendas demasiado.

Coloca la masa extendida en una bandeja para horno previamente engrasada o cubierta con papel de hornear.

Ahora es el momento de añadir tus ingredientes favoritos. Puedes optar por una clásica pizza margarita con tomate, mozzarella y albahaca, o experimentar con diferentes sabores y combinaciones.

Una vez que hayas añadido todos los ingredientes, lleva la pizza al horno precalentado y hornea durante aproximadamente 10-15 minutos, o hasta que esté dorada y crujiente.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera sin amasar. Esta receta es perfecta para una cena rápida o para sorprender a tus invitados en una reunión informal.

No dudes en experimentar con diferentes ingredientes y sabores para crear tu propia versión de esta receta. ¡Diviértete cocinando y disfrutando de tu pizza casera!

Disfrutar de una deliciosa pizza casera en poco tiempo

Si eres amante de la pizza, seguramente te encantaría poder disfrutar de una deliciosa pizza casera sin tener que pasar mucho tiempo amasando la masa. ¡Y tenemos la solución perfecta para ti! En esta receta te mostraremos cómo hacer una pizza con Royal sin necesidad de amasar, lo que la convierte en una opción fácil y rápida para satisfacer tus antojos.

Ingredientes para la masa

  • 250 gramos de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura instantánea (7 gramos)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 200 ml de agua tibia

Elaboración de la masa

En un recipiente grande, mezcla la harina, la levadura, la sal y el azúcar. Añade el aceite de oliva y poco a poco ve agregando el agua tibia mientras mezclas con una cuchara de madera o una espátula.

Una vez que la masa esté integrada, amasa ligeramente durante unos minutos hasta obtener una masa suave y elástica. Forma una bola con la masa y déjala reposar en el recipiente cubierta con un paño húmedo durante aproximadamente 30 minutos, o hasta que haya duplicado su tamaño.

Después del reposo, precalienta el horno a 220 grados Celsius.

Ingredientes para el topping

  • Tomate triturado o salsa de tomate
  • Mozzarella rallada
  • Ingredientes adicionales al gusto: champiñones, jamón, pepperoni, aceitunas, etc.

Montaje y cocción de la pizza

Una vez que la masa ha reposado, espolvorea un poco de harina sobre una superficie limpia y estira la masa con un rodillo hasta obtener el grosor deseado. Coloca la masa estirada en una bandeja para pizza previamente engrasada.

Extiende una capa de tomate triturado o salsa de tomate sobre la masa y espolvorea generosamente con mozzarella rallada. Añade los ingredientes adicionales al gusto.

Lleva la pizza al horno precalentado y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera sin tener que pasar mucho tiempo amasando la masa. ¡Buen provecho!

Preguntas frecuentes

1. ¿Puedo hacer la pizza sin usar levadura?

Sí, utilizando Royal en polvo puedes obtener una masa esponjosa sin necesidad de amasar.

2. ¿Cuánto tiempo debo dejar reposar la masa?

Se recomienda dejar reposar la masa durante 30 minutos para que adquiera mejor textura.

3. ¿Puedo usar otro tipo de harina en lugar de la harina de trigo?

Sí, puedes utilizar harina integral u otras harinas como la de espelta o centeno para variar el sabor de la masa.

4. ¿Cuál es la temperatura ideal para hornear la pizza?

La temperatura ideal para hornear la pizza es de 220°C (425°F).

Relacionado:   Receta fácil: cómo hacer empanada con hojaldre del Mercadona en casa

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir