Receta perfecta de masa para pizza de 2 kg de harina

La pizza es uno de los platillos más populares y deliciosos de la gastronomía italiana. Con su combinación de masa crujiente, salsa de tomate y queso derretido, es difícil resistirse a su sabor. Sin embargo, lograr una masa perfecta puede ser todo un desafío. Te presentaremos una receta infalible para hacer una masa de pizza de 2 kg de harina, ideal para compartir con amigos y familiares.

En este artículo aprenderás:

  • Los ingredientes necesarios para hacer la masa de pizza.
  • El paso a paso para preparar la masa.
  • Consejos y trucos para lograr una masa perfecta.
  • Los diferentes tipos de harina que puedes utilizar.
  • Recetas de salsas y toppings para complementar tu pizza.
📖 Índice de contenidos
  1. Mezcla la harina con la levadura y la sal en un recipiente grande
    1. Añade el agua y el aceite
    2. Amasa hasta obtener una masa suave y elástica
    3. Deja reposar la masa durante 1 hora
    4. Divide la masa en porciones y forma las bases de pizza
    5. ¡Listo para usar!
  2. Agrega el agua tibia y el aceite de oliva a la mezcla
  3. Amasa la masa durante unos 10-15 minutos hasta que esté suave y elástica
  4. Deja reposar la masa en un lugar cálido durante una hora, cubierta con un paño
  5. Divide la masa en varias porciones y dales forma redonda
  6. Estira cada porción de masa en una superficie enharinada hasta que tenga el tamaño deseado
  7. Agrega tus ingredientes favoritos a la masa estirada
    1. Ingredientes:
  8. Hornea la pizza en un horno precalentado a 220 grados Celsius durante 10-15 minutos o hasta que la masa esté dorada y los ingredientes estén cocidos
    1. Ingredientes:
  9. Disfruta de tu deliciosa pizza casera
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  10. Preguntas frecuentes
    1. 1. ¿Cuánto tiempo debo dejar reposar la masa antes de usarla?
    2. 2. ¿Qué tipo de harina debo usar para la masa de pizza?
    3. 3. ¿Cuánta levadura debo utilizar para la masa de pizza?
    4. 4. ¿Puedo congelar la masa de pizza sobrante?

Mezcla la harina con la levadura y la sal en un recipiente grande

Para comenzar a preparar la masa para pizza, debes tomar un recipiente grande y mezclar 2 kg de harina con 40 gramos de levadura fresca y 40 gramos de sal. Asegúrate de que los ingredientes estén bien integrados, utilizando tus manos o una cuchara de madera.

Añade el agua y el aceite

Una vez que hayas mezclado la harina, la levadura y la sal, es momento de incorporar 1.5 litros de agua tibia y 80 ml de aceite de oliva. Agrega los líquidos de manera gradual, mientras mezclas la masa con tus manos o con una espátula.

Amasa hasta obtener una masa suave y elástica

Una vez que hayas añadido el agua y el aceite, es hora de amasar la masa. Coloca la mezcla sobre una superficie limpia y enharinada, y comienza a amasar con movimientos firmes. Continúa amasando durante al menos 10 minutos, o hasta que la masa se vuelva suave y elástica al tacto.

Deja reposar la masa durante 1 hora

Una vez que hayas amasado la masa, colócala de nuevo en el recipiente grande y cúbrelo con un paño limpio. Deja reposar la masa en un lugar cálido durante aproximadamente 1 hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.

Divide la masa en porciones y forma las bases de pizza

Después de que la masa haya reposado, retírala del recipiente y divídela en porciones del tamaño deseado. Puedes hacer 4 bases grandes o 8 bases pequeñas, dependiendo de tus preferencias. Toma cada porción de masa y comienza a estirarla con las manos o con un rodillo, hasta obtener la forma y espesor deseados.

¡Listo para usar!

Una vez que hayas formado las bases de pizza, ya estarás listo para utilizar la masa. Puedes agregar tus ingredientes favoritos, como salsa de tomate, queso, jamón, champiñones, aceitunas, entre otros. Luego, cocina las pizzas en un horno precalentado a 220°C durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes.

¡Disfruta de una deliciosa pizza casera hecha con esta receta de masa perfecta!

Agrega el agua tibia y el aceite de oliva a la mezcla

Para preparar la masa perfecta para tu pizza, es importante seguir los pasos adecuados. En primer lugar, debes agregar el agua tibia y el aceite de oliva a la mezcla. Estos ingredientes son fundamentales para lograr una masa suave y elástica.

Amasa la masa durante unos 10-15 minutos hasta que esté suave y elástica

Para lograr una masa de pizza perfecta, es fundamental dedicar el tiempo necesario a amasarla. Este proceso es clave para obtener una textura suave y elástica que se convertirá en la base ideal para tu pizza.

Lo primero que debes hacer es reunir los ingredientes necesarios para la masa: 2 kg de harina de trigo, 1 litro de agua tibia, 50 g de sal y 30 g de levadura fresca.

En un recipiente grande, mezcla la harina y la sal. Asegúrate de que estén bien integradas antes de añadir la levadura desmenuzada. Vierte el agua tibia y comienza a mezclar todos los ingredientes con tus manos o con la ayuda de una cuchara de madera.

Una vez que los ingredientes estén bien combinados, es hora de amasar. Voltea la masa sobre una superficie limpia y enharinada y comienza a trabajarla con movimientos firmes y constantes. Estira la masa hacia adelante y luego pliégala sobre sí misma. Repite este proceso durante unos 10-15 minutos.

Recuerda que durante el amasado es importante aplicar fuerza para activar el gluten de la harina, lo que permitirá que la masa se vuelva elástica. Si sientes que la masa está demasiado pegajosa, puedes agregar un poco más de harina. Si, por el contrario, está muy seca, añade un poco de agua.

Una vez que la masa esté suave y elástica, forma una bola con ella y colócala en un recipiente ligeramente engrasado. Cubre el recipiente con un paño limpio y deja que la masa repose durante al menos 1 hora en un lugar cálido y sin corrientes de aire. Durante este tiempo, la levadura hará su trabajo y la masa crecerá.

Después de la hora de reposo, la masa estará lista para ser utilizada. Puedes dividirla en porciones más pequeñas si deseas hacer varias pizzas o utilizarla en su totalidad si prefieres una pizza grande. En cualquier caso, asegúrate de volver a amasar ligeramente la masa antes de extenderla y agregar tus ingredientes favoritos.

Con esta receta, podrás disfrutar de una deliciosa pizza casera con una base perfecta. ¡Anímate a probarla y sorprende a tus seres queridos con una pizza hecha por ti!

Deja reposar la masa en un lugar cálido durante una hora, cubierta con un paño

Una vez que hayas mezclado todos los ingredientes y amasado la masa para tu pizza, es importante dejarla reposar adecuadamente. Esto permitirá que la levadura se active y la masa adquiera una textura más ligera y esponjosa. Para ello, coloca la masa en un recipiente grande y cúbrelo con un paño limpio.

Es recomendable dejar reposar la masa en un lugar cálido, como cerca de una fuente de calor o en un horno apagado pero previamente calentado a baja temperatura. El calor ayudará a acelerar el proceso de fermentación de la levadura y permitirá que la masa suba más rápido.

Deja reposar la masa durante al menos una hora. Durante este tiempo, la levadura comenzará a producir gas y la masa se expandirá. Esto hará que la masa sea más fácil de manejar y le dará un sabor más rico.

Es importante cubrir la masa con un paño para evitar que se seque. El paño ayudará a retener la humedad y evitará que se forme una costra en la superficie de la masa. Además, el paño protegerá la masa de cualquier contaminación externa.

Una vez transcurrido el tiempo de reposo, la masa estará lista para ser utilizada. Verás cómo ha aumentado su tamaño y presenta una consistencia más elástica. Ahora podrás estirarla y darle forma según tus preferencias.

Divide la masa en varias porciones y dales forma redonda

Una vez que hayas preparado la masa para pizza de 2 kg de harina según nuestra receta perfecta, es hora de dividirla en varias porciones y darles forma redonda. Esto facilitará la manipulación de la masa y te permitirá hacer varias pizzas individuales.

Para dividir la masa, primero asegúrate de tener una superficie de trabajo limpia y enharinada. Esto evitará que la masa se pegue y te permitirá trabajar con ella de manera más fácil.

Toma la masa y colócala sobre la superficie enharinada. Con ayuda de un cuchillo o una rasqueta, corta una porción de masa del tamaño que desees para tu pizza. Es importante recordar que la porción debe ser lo suficientemente grande para hacer una pizza individual, pero no demasiado grande para que sea manejable.

Una vez que hayas cortado la porción de masa, toma cada extremo y júntalos en el centro, formando una especie de bola. Asegúrate de presionar bien los extremos para que la masa quede bien sellada.

Una vez que hayas formado una bola con la porción de masa, colócala sobre la superficie enharinada y presiona ligeramente con la palma de tu mano para aplanarla un poco. Luego, con ayuda de los dedos, comienza a estirar la masa desde el centro hacia los bordes, dándole forma redonda.

Si tienes dificultades para estirar la masa, puedes levantarla con cuidado y girarla, asegurándote de mantener la forma redonda. Continúa estirando y girando la masa hasta que alcance el tamaño y grosor deseados.

Recuerda que la forma y el grosor de la masa dependerán de tus preferencias personales. Algunas personas prefieren una masa más delgada y crujiente, mientras que otras prefieren una masa más gruesa y esponjosa. ¡Experimenta y encuentra la textura perfecta para ti!

Una vez que hayas dado forma redonda a la porción de masa, repite el proceso con el resto de las porciones hasta que hayas dividido toda la masa y le hayas dado forma a cada una.

¡Y listo! Ahora tienes varias porciones de masa para pizza listas para ser cubiertas con tus ingredientes favoritos y horneadas. Disfruta de tus deliciosas pizzas caseras hechas con nuestra receta de masa perfecta.

Estira cada porción de masa en una superficie enharinada hasta que tenga el tamaño deseado

Una vez que hayas preparado la receta perfecta de masa para pizza con 2 kg de harina, es momento de estirar cada porción de masa en una superficie enharinada hasta que tenga el tamaño deseado. Este paso es clave para lograr una pizza con una textura y sabor inigualables.

Para estirar la masa, es importante contar con una superficie limpia y enharinada. Esto evitará que la masa se pegue y facilitará su manipulación. Puedes utilizar una mesa de trabajo o una tabla de cocina, asegurándote de espolvorear suficiente harina para evitar que la masa se adhiera.

Divide la masa en porciones del tamaño deseado. Recuerda que si quieres hacer pizzas individuales, es recomendable dividir la masa en porciones más pequeñas, mientras que si prefieres una pizza grande, puedes utilizar porciones más grandes.

Toma una porción de masa y comienza a estirarla suavemente con las manos. Si sientes que la masa se encoge o se retrae, déjala reposar unos minutos y vuelve a intentarlo. La paciencia es clave en este proceso.

Cuando la masa esté lo suficientemente estirada, puedes utilizar un rodillo para terminar de darle forma y grosor. Recuerda espolvorear harina en el rodillo para evitar que se pegue a la masa.

Una vez que la masa tenga el tamaño y grosor deseado, puedes transferirla a una bandeja para hornear o a una piedra de pizza precalentada. Asegúrate de espolvorear un poco de harina en la superficie donde vayas a colocar la masa para evitar que se pegue.

Repite este proceso con cada porción de masa hasta que hayas estirado todas las porciones. Recuerda que la masa se puede congelar si no vas a utilizarla de inmediato, simplemente envuélvela en papel film y guárdala en el congelador.

Una vez que hayas estirado todas las porciones de masa, estás listo para añadir tus ingredientes favoritos y hornear la pizza. Recuerda precalentar el horno a una temperatura alta para obtener una pizza perfectamente cocida y crujiente.

¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera con la masa perfecta!

Agrega tus ingredientes favoritos a la masa estirada

Una de las cosas más importantes para hacer una deliciosa pizza casera es tener una masa perfecta. La masa es la base de la pizza y si está bien hecha, el resultado final será espectacular. En esta receta te enseñaré cómo hacer una masa para pizza utilizando 2 kg de harina.

Ingredientes:

  • 2 kg de harina de trigo
  • 40 g de sal
  • 40 g de azúcar
  • 40 g de levadura fresca
  • 1.5 litros de agua tibia
  • 100 ml de aceite de oliva

Antes de comenzar a hacer la masa, asegúrate de tener todos los ingredientes a temperatura ambiente. Esto ayudará a que la levadura se active correctamente y la masa fermente de manera adecuada.

En un recipiente grande, mezcla la harina, la sal y el azúcar. Haz un hueco en el centro y desmenuza la levadura fresca. Agrega un poco de agua tibia y mezcla suavemente con una cuchara de madera hasta obtener una pasta líquida. Cubre el recipiente con un paño húmedo y deja reposar durante 10-15 minutos.

Luego, agrega el resto del agua tibia y el aceite de oliva a la mezcla. Mezcla todos los ingredientes con tus manos hasta obtener una masa suave y elástica. Si la masa está muy pegajosa, agrega un poco más de harina; si está muy seca, agrega un poco más de agua tibia.

Amasa la masa durante unos 10 minutos, estirándola y doblando los extremos hacia el centro. Esto ayudará a desarrollar el gluten de la harina y dará como resultado una masa más elástica.

Una vez que hayas amasado la masa, forma una bola y colócala en un recipiente ligeramente engrasado con aceite de oliva. Cubre el recipiente con film transparente y deja que la masa repose durante al menos 1 hora en un lugar cálido y sin corrientes de aire. La masa debe duplicar su tamaño.

Cuando la masa haya fermentado, estírala sobre una superficie enharinada hasta obtener el grosor y forma deseados. Puedes utilizar un rodillo o simplemente estirarla con las manos.

Ahora, agrega tus ingredientes favoritos a la masa estirada. Puedes optar por una clásica margarita con tomate, mozzarella y albahaca, o ser más creativo y probar diferentes combinaciones.

Una vez que hayas agregado los ingredientes, precalienta el horno a la temperatura más alta y hornea la pizza durante aproximadamente 10-15 minutos, o hasta que los bordes estén dorados y el queso esté derretido y burbujeante.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con una masa perfecta. ¡Buen provecho!

Hornea la pizza en un horno precalentado a 220 grados Celsius durante 10-15 minutos o hasta que la masa esté dorada y los ingredientes estén cocidos

A continuación te presentamos la receta perfecta de masa para pizza, ideal para hacer 2 kg de harina. Con esta receta podrás disfrutar de una deliciosa pizza casera, con una masa suave y esponjosa.

Ingredientes:

  • 2 kg de harina de trigo
  • 40 g de levadura fresca
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de sal
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • 1 litro de agua tibia

Paso 1: En un recipiente grande, mezcla la harina, el azúcar y la sal. Haz un hueco en el centro y desmenuza la levadura fresca. Agrega el aceite de oliva y poco a poco incorpora el agua tibia, mezclando con tus manos hasta obtener una masa homogénea y ligeramente pegajosa.

Paso 2: Amasa la masa sobre una superficie enharinada durante aproximadamente 10 minutos, hasta que esté suave y elástica.

Paso 3: Forma una bola con la masa y colócala en un recipiente ligeramente engrasado con aceite. Cubre con un paño limpio y deja reposar en un lugar cálido durante al menos 1 hora, o hasta que la masa haya duplicado su tamaño.

Paso 4: Pasado el tiempo de reposo, vuelve a amasar ligeramente la masa para quitar el aire. Divide la masa en porciones más pequeñas según el tamaño de las pizzas que desees hacer.

Paso 5: Estira cada porción de masa con un rodillo o con las manos, dándole forma redonda o rectangular, según tu preferencia.

Paso 6: Coloca la masa estirada en una bandeja para horno o en una piedra para pizza previamente enharinada. Agrega tus ingredientes favoritos: salsa de tomate, queso, jamón, champiñones, etc.

Paso 7: Hornea la pizza en un horno precalentado a 220 grados Celsius durante 10-15 minutos o hasta que la masa esté dorada y los ingredientes estén cocidos.

Paso 8: Retira la pizza del horno y deja enfriar ligeramente antes de cortarla y servirla. ¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera!

Disfruta de tu deliciosa pizza casera

¿Hay algo mejor que una pizza recién salida del horno? Seguramente no. Y si encima es una pizza hecha en casa, con una masa perfecta y tus ingredientes favoritos, ¡mucho mejor!

En este artículo te voy a compartir la receta perfecta de masa para pizza, con la cual podrás hacer una deliciosa pizza casera de 2 kg de harina. Prepárate para sorprender a tu familia y amigos con tus habilidades culinarias.

Ingredientes:

  • 2 kg de harina de trigo
  • 40 g de sal
  • 30 g de azúcar
  • 50 g de levadura fresca
  • 1 litro de agua tibia
  • 4 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

  1. En un recipiente grande, mezcla la harina, la sal y el azúcar.
  2. En otro recipiente más pequeño, disuelve la levadura fresca en el agua tibia. Añade una cucharadita de azúcar para ayudar a activar la levadura.
  3. Deja reposar la mezcla de levadura durante 10 minutos, hasta que se forme una espuma en la superficie.
  4. Vierte la mezcla de levadura sobre la harina y comienza a amasar con las manos, hasta obtener una masa suave y elástica. Puedes agregar un poco más de agua si es necesario.
  5. Agrega el aceite de oliva y continúa amasando durante unos minutos más, hasta que el aceite esté bien incorporado.
  6. Cubre la masa con un paño limpio y déjala reposar en un lugar cálido durante al menos 1 hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.
  7. Después del reposo, divide la masa en porciones más pequeñas para hacer las pizzas individuales.
  8. Estira cada porción de masa sobre una superficie enharinada, dándole forma redonda o rectangular según tus preferencias.
  9. Ahora solo falta agregar tus ingredientes favoritos: salsa de tomate, queso, jamón, champiñones, aceitunas, ¡lo que más te guste!
  10. Hornea las pizzas a 220°C durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera, con una masa perfecta y tus ingredientes favoritos. ¡No hay nada mejor que eso! Así que no esperes más, ¡ponte el delantal y manos a la obra!

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuánto tiempo debo dejar reposar la masa antes de usarla?

Se recomienda dejar reposar la masa durante al menos 1 hora para que pueda fermentar y obtener una textura más suave.

2. ¿Qué tipo de harina debo usar para la masa de pizza?

Se recomienda utilizar harina de trigo tipo 00, ya que contiene menos gluten y es ideal para obtener una masa más ligera y crujiente.

3. ¿Cuánta levadura debo utilizar para la masa de pizza?

Para esta receta de 2 kg de harina, se recomienda utilizar aproximadamente 15 gramos de levadura fresca o 5 gramos de levadura seca.

4. ¿Puedo congelar la masa de pizza sobrante?

Sí, puedes congelar la masa de pizza sobrante. Solo debes envolverla en papel film y colocarla en el congelador. Cuando quieras utilizarla, déjala descongelar en el refrigerador durante la noche y luego sácala a temperatura ambiente antes de usarla.

Relacionado:   Recetas de pan de ajo estilo Pizza Hut: ¡Aprende a hacerlo en casa!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir