Receta de pizza con rúcula y jamón serrano: ¡sabores irresistibles!

La pizza es uno de los platos más populares y versátiles de la cocina italiana. Se trata de una deliciosa masa cubierta con una variedad de ingredientes que la hacen única y sabrosa. En esta ocasión, te presentamos una receta de pizza con rúcula y jamón serrano, una combinación de sabores irresistibles que seguro te encantará.

Te enseñaremos paso a paso cómo preparar esta exquisita pizza. Desde la elaboración de la masa casera, hasta el montaje de los ingredientes y el horneado perfecto. Además, te daremos algunos consejos para lograr una pizza con una base crujiente y sabrosa. Si eres amante de las pizzas gourmet, esta receta te permitirá disfrutar de una combinación sofisticada y deliciosa. ¡No te pierdas esta oportunidad de sorprender a tus invitados con una pizza casera de alta calidad!

📖 Índice de contenidos
  1. Mezcla la levadura con agua tibia y azúcar para activarla
    1. Prepara la masa de la pizza
    2. Prepara los ingredientes para la pizza
    3. Arma y hornea la pizza
  2. Agrega harina y sal a la mezcla y amasa hasta obtener una masa suave
    1. Deja reposar la masa durante 1 hora
    2. Extiende la masa y agrega los ingredientes
    3. Hornea la pizza hasta que esté dorada y crujiente
  3. Deja reposar la masa en un lugar cálido durante una hora
  4. Extiende la masa en forma de círculo y colócala en una bandeja para horno
    1. Prepara la salsa de tomate casera
    2. Añade los ingredientes principales
  5. Cubre la masa con salsa de tomate y queso mozzarella
  6. Agrega rúcula fresca para un toque de frescura
  7. Acompaña con sabroso jamón serrano
  8. Termina con un toque de aceite de oliva y parmesano
  9. Añade rúcula fresca y lonchas de jamón serrano sobre la pizza
  10. Rocía un poco de aceite de oliva y sal sobre la rúcula y el jamón
  11. Hornea la pizza a 200°C durante 15-20 minutos, o hasta que esté dorada y crujiente
  12. Sirve la pizza caliente y disfruta de los sabores irresistibles de la rúcula y el jamón serrano
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  13. Preguntas frecuentes
    1. 1. ¿Cuánto tiempo debo hornear la pizza?
    2. 2. ¿Puedo sustituir el jamón serrano por otro tipo de carne?
    3. 3. ¿Dónde puedo encontrar rúcula fresca?
    4. 4. ¿Qué tipo de queso puedo utilizar en esta pizza?

Mezcla la levadura con agua tibia y azúcar para activarla

Para empezar a preparar esta deliciosa pizza con rúcula y jamón serrano, lo primero que debes hacer es activar la levadura. Para ello, mezcla en un recipiente la levadura con agua tibia y una cucharadita de azúcar. Deja reposar la mezcla durante unos 10 minutos hasta que la levadura comience a burbujear y se vuelva espumosa.

Prepara la masa de la pizza

Una vez que la levadura esté activada, es hora de preparar la masa. En un bol grande, mezcla la harina con sal y haz un hueco en el centro. Vierte la levadura activada en el hueco y comienza a mezclar con una cuchara de madera o con tus manos hasta formar una masa homogénea.

Amasa la masa durante unos minutos sobre una superficie enharinada hasta que esté suave y elástica. Luego, coloca la masa en un bol ligeramente engrasado con aceite y cúbrelo con un paño húmedo. Deja reposar la masa en un lugar cálido durante al menos una hora, o hasta que duplique su tamaño.

Prepara los ingredientes para la pizza

Mientras la masa está reposando, es hora de preparar los ingredientes para la pizza. Lava y seca la rúcula, y corta el jamón serrano en tiras finas. También puedes rallar el queso mozzarella si no lo compraste ya rallado.

Cuando la masa haya duplicado su tamaño, precalienta el horno a una temperatura alta. Espolvorea harina sobre una superficie limpia y coloca la masa sobre ella. Divide la masa en dos partes y estira cada una con un rodillo hasta obtener la forma deseada.

Arma y hornea la pizza

Coloca las bases de pizza en una bandeja para hornear previamente enharinada o sobre una piedra para pizza. Unta cada base con salsa de tomate y distribuye el queso mozzarella rallado por encima. Añade las tiras de jamón serrano y coloca la pizza en el horno precalentado durante aproximadamente 10-15 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Una vez que la pizza esté lista, retírala del horno y añade la rúcula fresca por encima. Puedes terminar de decorarla con un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal. ¡Y listo! Ya tienes una deliciosa pizza con rúcula y jamón serrano para disfrutar en casa.

Agrega harina y sal a la mezcla y amasa hasta obtener una masa suave

Para preparar la base de nuestra deliciosa pizza con rúcula y jamón serrano, necesitaremos agregar harina y sal a la mezcla. En un recipiente, mezcla 500 gramos de harina de trigo con una cucharadita de sal. Asegúrate de que ambos ingredientes estén bien integrados.

A continuación, añade lentamente 300 ml de agua tibia a la mezcla de harina y sal. Es importante que el agua esté a una temperatura adecuada para activar la levadura. Mezcla todo con una cuchara de madera hasta que la masa comience a formarse.

Luego, espolvorea un poco de harina en una superficie plana y limpia para amasar la masa. Voltea la masa sobre la superficie enharinada y comienza a amasar con las manos. Continúa amasando durante aproximadamente 10 minutos, hasta obtener una masa suave y elástica.

Deja reposar la masa durante 1 hora

Una vez que hayas amasado la masa, forma una bola y colócala en un recipiente ligeramente engrasado. Cubre el recipiente con un paño húmedo y deja reposar la masa en un lugar cálido durante al menos 1 hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.

Extiende la masa y agrega los ingredientes

Después del tiempo de reposo, es hora de extender la masa. Espolvorea un poco de harina en una superficie plana y coloca la masa encima. Con un rodillo, extiende la masa hasta obtener el tamaño y grosor deseado para tu pizza.

Ahora es momento de agregar los ingredientes para nuestra pizza con rúcula y jamón serrano. Unta una capa de salsa de tomate sobre la masa extendida y espolvorea queso mozzarella rallado por encima. Luego, coloca rodajas finas de jamón serrano y distribuye algunas hojas de rúcula sobre la pizza.

Recuerda que puedes personalizar tu pizza añadiendo otros ingredientes de tu elección, como aceitunas, champiñones o incluso piña. ¡La creatividad en la cocina no tiene límites!

Hornea la pizza hasta que esté dorada y crujiente

Una vez que hayas agregado todos los ingredientes, precalienta el horno a 220°C. Coloca la pizza en una bandeja para hornear previamente engrasada, o en una piedra para pizza si tienes una.

Hornea la pizza durante aproximadamente 12-15 minutos, o hasta que los bordes estén dorados y crujientes, y el queso esté derretido y burbujeante.

Una vez que la pizza esté lista, retírala del horno y déjala enfriar durante unos minutos antes de cortarla en porciones. ¡Y voilà! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con rúcula y jamón serrano. ¡Buen provecho!

Deja reposar la masa en un lugar cálido durante una hora

Una de las claves para una pizza perfecta es una masa bien fermentada y esponjosa. Para lograrlo, es fundamental dejar reposar la masa en un lugar cálido durante al menos una hora. Esto permitirá que la levadura haga su trabajo y la masa crezca adecuadamente.

Extiende la masa en forma de círculo y colócala en una bandeja para horno

Para comenzar a preparar esta deliciosa pizza con rúcula y jamón serrano, lo primero que debes hacer es extender la masa en forma de círculo. Puedes utilizar una masa de pizza comprada o prepararla tu mismo siguiendo una receta casera.

Una vez que tengas la masa lista, colócala en una bandeja para horno previamente engrasada o cubierta con papel para hornear. Asegúrate de que la masa cubra toda la superficie de la bandeja de manera uniforme.

Prepara la salsa de tomate casera

La salsa de tomate es un elemento esencial en cualquier pizza. En este caso, te recomendamos preparar una salsa de tomate casera para realzar los sabores de la rúcula y el jamón serrano.

Para hacer la salsa de tomate, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Tomates maduros
  • Aceite de oliva
  • Cebolla
  • Ajo
  • Sal y pimienta al gusto

En una sartén, calienta un poco de aceite de oliva y añade la cebolla y el ajo picados finamente. Sofríe hasta que estén dorados y luego agrega los tomates previamente pelados y triturados. Cocina a fuego medio-bajo durante unos 15-20 minutos, o hasta que la salsa espese ligeramente. Añade sal y pimienta al gusto.

Añade los ingredientes principales

Una vez que tienes la masa extendida y la salsa de tomate lista, es hora de añadir los ingredientes principales: la rúcula y el jamón serrano.

Esparce una capa generosa de salsa de tomate sobre la masa, asegurándote de cubrir toda la superficie. Luego, coloca láminas de jamón serrano sobre la salsa de tomate. Puedes ajustar la cantidad de jamón según tu preferencia.

Finalmente, esparce la rúcula fresca por toda la pizza. La rúcula aportará un sabor ligeramente amargo y un toque de frescura a la pizza.

Si lo deseas, puedes agregar otros ingredientes como queso mozzarella, queso parmesano o aceitunas negras para darle un toque extra de sabor.

Lleva la pizza al horno precalentado a una temperatura de 200°C durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

¡Y listo! Ahora solo queda disfrutar de esta deliciosa pizza con rúcula y jamón serrano, una combinación de sabores irresistibles que seguramente te encantará.

Cubre la masa con salsa de tomate y queso mozzarella

Una de las partes más importantes de una pizza deliciosa es la elección de los ingredientes para cubrir la masa. Para esta receta, te recomendamos comenzar extendiendo una generosa capa de salsa de tomate casera sobre la base de la pizza. La salsa aportará un sabor fresco y jugoso que complementará perfectamente los demás ingredientes.

Una vez que hayas cubierto la masa con la salsa de tomate, es hora de agregar el queso mozzarella. El queso mozzarella le dará a tu pizza esa textura suave y cremosa que todos amamos. Asegúrate de cubrir toda la superficie de la pizza con el queso, para que cada bocado esté lleno de sabor.

Agrega rúcula fresca para un toque de frescura

La rúcula es una hoja verde que aportará un toque fresco y ligeramente picante a tu pizza. Además de su sabor único, la rúcula es una excelente fuente de vitaminas y minerales. Para agregarla a tu pizza, simplemente esparce las hojas de rúcula sobre la capa de queso mozzarella.

Acompaña con sabroso jamón serrano

El jamón serrano es un ingrediente tradicional de la cocina española que le dará a tu pizza un sabor intenso y salado. Para esta receta, te recomendamos cortar el jamón serrano en finas lonchas y distribuirlo de manera uniforme sobre la rúcula. El contraste entre el jamón y la rúcula creará una combinación de sabores irresistibles.

Termina con un toque de aceite de oliva y parmesano

Para finalizar tu pizza de rúcula y jamón serrano, añade un toque de aceite de oliva virgen extra y un generoso espolvoreo de queso parmesano rallado. El aceite de oliva realzará los sabores de los ingredientes y el queso parmesano añadirá un sabor salado y delicioso.

Una vez que hayas agregado todos los ingredientes, hornea tu pizza en un horno precalentado a temperatura alta hasta que la masa esté dorada y crujiente. ¡Y listo! Ya puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con rúcula y jamón serrano. ¡Buen provecho!

Añade rúcula fresca y lonchas de jamón serrano sobre la pizza

Si estás buscando una forma de darle un toque gourmet a tu pizza casera, esta receta de pizza con rúcula y jamón serrano es perfecta para ti. La combinación de sabores entre la frescura de la rúcula y la intensidad del jamón serrano hará que cada bocado sea una explosión de sabor.

Para empezar, necesitarás preparar la masa de pizza. Puedes optar por hacerla casera o utilizar una masa prehecha. En ambos casos, asegúrate de estirarla lo suficiente para que tenga el grosor deseado.

A continuación, extiende una capa de salsa de tomate sobre la masa. Puedes utilizar una salsa comercial o hacerla tú mismo/a utilizando tomates frescos, ajo, aceite de oliva y especias al gusto. ¡No olvides agregar un toque de orégano para realzar el sabor!

Una vez que tengas la salsa de tomate extendida, es el momento de añadir el queso. Puedes utilizar mozzarella rallada o cualquier otro tipo de queso que te guste. Si quieres un sabor más intenso, puedes combinar diferentes tipos de queso, como gorgonzola o parmesano.

Luego, es hora de agregar las lonchas de jamón serrano. Distribúyelas de manera uniforme sobre la pizza, asegurándote de cubrir toda la superficie. El jamón serrano aportará un sabor salado y ahumado que se complementará a la perfección con el resto de los ingredientes.

Finalmente, llega el momento de agregar la rúcula fresca. Añade generosamente hojas de rúcula sobre la pizza, distribuyéndolas de manera uniforme. La rúcula aportará un sabor ligeramente amargo y un toque de frescura que contrastará con la intensidad del jamón serrano.

Una vez que hayas añadido todos los ingredientes, hornea la pizza a la temperatura recomendada durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

¡Y listo! Ya tienes una deliciosa pizza con rúcula y jamón serrano lista para disfrutar. Puedes servirla como plato principal en una cena especial o como aperitivo para compartir con amigos y familiares. ¡Seguro que se convertirá en uno de tus platos favoritos!

Rocía un poco de aceite de oliva y sal sobre la rúcula y el jamón

Para disfrutar de una deliciosa pizza con rúcula y jamón serrano, primero debes preparar los ingredientes. Rocía un poco de aceite de oliva y sal sobre la rúcula y el jamón para realzar su sabor y darle un toque especial.

Hornea la pizza a 200°C durante 15-20 minutos, o hasta que esté dorada y crujiente

Si eres amante de las pizzas y estás buscando una combinación de sabores que te haga agua la boca, esta receta de pizza con rúcula y jamón serrano es perfecta para ti. La frescura de la rúcula y la intensidad del jamón serrano se complementan a la perfección, creando una explosión de sabores en cada mordisco.

Para preparar esta deliciosa pizza, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 base de pizza (puedes comprarla o hacerla casera)
  • Tomate triturado
  • Mozzarella rallada
  • Rúcula fresca
  • Jamón serrano en lonchas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto

Una vez que tengas todos los ingredientes listos, es hora de comenzar a preparar la pizza. Precalienta el horno a 200°C para que esté bien caliente cuando metas la pizza.

En primer lugar, extiende la base de pizza sobre una bandeja apta para horno. Si es casera, asegúrate de que esté bien estirada y delgada para que se cocine de manera uniforme. Luego, extiende una capa de tomate triturado sobre la base, asegurándote de cubrir toda la superficie.

A continuación, esparce la mozzarella rallada sobre el tomate. La cantidad dependerá de tus preferencias personales, así que añade la cantidad que consideres necesaria. Si te gusta el queso, no tengas miedo de agregar un poco más.

Una vez que hayas añadido la mozzarella, es hora de agregar la rúcula y el jamón serrano. Distribuye las hojas de rúcula de manera uniforme sobre la pizza y luego coloca las lonchas de jamón serrano por encima. Puedes romperlas en trozos más pequeños si prefieres.

Por último, sazona la pizza con un poco de sal y pimienta al gusto. Rocía un poco de aceite de oliva virgen extra sobre la superficie para darle un toque de sabor adicional.

Una vez que la pizza esté lista, métela en el horno precalentado y déjala hornear durante 15-20 minutos, o hasta que esté dorada y crujiente. El tiempo de cocción puede variar según el horno, así que asegúrate de estar atento para evitar que se queme.

Una vez que la pizza esté lista, sácala del horno y déjala reposar durante unos minutos antes de cortarla y servirla. ¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de esta deliciosa pizza con rúcula y jamón serrano. ¡Buen provecho!

Sirve la pizza caliente y disfruta de los sabores irresistibles de la rúcula y el jamón serrano

La pizza es uno de los platos más populares y versátiles de la cocina italiana. Su deliciosa masa, combinada con una variedad de ingredientes, la convierte en una opción perfecta para cualquier ocasión. En esta ocasión, te traigo una receta de pizza con un toque especial: rúcula y jamón serrano.

La rúcula es una hoja verde de sabor ligeramente picante que aporta frescura y un toque de amargor a este plato. Combinada con el jamón serrano, que le dará un sabor intenso y salado, el resultado es una pizza llena de contrastes y sabores irresistibles.

Ingredientes:

  • 250 gramos de masa para pizza
  • 100 gramos de jamón serrano
  • 100 gramos de queso mozzarella
  • 50 gramos de rúcula
  • 1 tomate
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Prepara la masa para pizza siguiendo las instrucciones del paquete. Extiéndela sobre una superficie enharinada hasta obtener el grosor deseado.
  2. Corta el tomate en rodajas finas y reserva.
  3. Coloca la masa sobre una bandeja para horno previamente engrasada.
  4. Esparce una capa de queso mozzarella sobre la masa.
  5. Añade las rodajas de tomate y el jamón serrano, distribuyéndolos de manera uniforme.
  6. Condimenta con sal y pimienta al gusto.
  7. Lleva al horno precalentado a 200 grados Celsius durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.
  8. Una vez fuera del horno, coloca la rúcula fresca sobre la pizza.
  9. Por último, rocía un poco de aceite de oliva sobre la rúcula para realzar su sabor.

¡Y listo! Sirve la pizza caliente y disfruta de los sabores irresistibles de la rúcula y el jamón serrano. Esta combinación de ingredientes hará que cada bocado sea una explosión de sabores en tu paladar. ¡Buen provecho!

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuánto tiempo debo hornear la pizza?

El tiempo de horneado varía dependiendo del tipo de horno, pero generalmente 12-15 minutos es suficiente.

2. ¿Puedo sustituir el jamón serrano por otro tipo de carne?

Sí, puedes utilizar otro tipo de carne como el pepperoni o la panceta si prefieres.

3. ¿Dónde puedo encontrar rúcula fresca?

La rúcula fresca la puedes encontrar en la sección de verduras de tu supermercado o en tiendas especializadas en productos frescos.

4. ¿Qué tipo de queso puedo utilizar en esta pizza?

Puedes utilizar queso mozzarella o queso parmesano rallado, ambos combinan muy bien con los sabores de esta pizza.

Relacionado:   Receta de masa de pizza con 80% de hidratación: paso a paso y consejos

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir