Receta de pizza casera con levadura fresca: ¡Deliciosa y fácil!

La pizza casera es una de las comidas favoritas de muchas personas. Su deliciosa combinación de masa crujiente, salsa de tomate, queso derretido y diversos ingredientes la convierte en una opción perfecta para disfrutar en cualquier ocasión. Aunque existen muchas formas de prepararla, en este artículo te enseñaremos cómo hacer una pizza casera con levadura fresca, que le dará a tu pizza un sabor y textura inigualables.

En este artículo aprenderás paso a paso cómo preparar una deliciosa pizza casera utilizando levadura fresca. Te explicaremos cómo hacer la masa, la salsa de tomate y te daremos ideas para los ingredientes que puedes utilizar. Además, te daremos algunos consejos para lograr una pizza perfecta y te contaremos algunos trucos para que tu pizza tenga un sabor irresistible. ¡No te lo pierdas!

📖 Índice de contenidos
  1. Mezcla la levadura fresca con agua tibia y una pizca de azúcar
  2. Deja reposar la mezcla durante 10 minutos hasta que se forme una espuma
  3. Agrega la harina, la sal y el aceite de oliva a la mezcla de levadura
  4. Amasa la masa durante unos minutos
  5. Deja reposar la masa para que fermente
  6. Divide la masa y estírala en forma de pizza
  7. Amasa la masa durante 5 minutos hasta que esté suave y elástica
  8. Deja reposar la masa durante 1 hora para que fermente
  9. Estira la masa y añade tus ingredientes favoritos
  10. Deja reposar la masa durante 1 hora hasta que duplique su tamaño
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  11. Estira la masa en forma de círculo sobre una superficie enharinada
  12. Agrega la salsa de tomate y tus ingredientes favoritos a la masa
  13. Hornea la pizza en un horno precalentado a 220°C durante 12-15 minutos
    1. Paso 1: Precalienta el horno
    2. Paso 2: Prepara la bandeja de hornear
    3. Paso 3: Estira la masa de pizza
    4. Paso 4: Añade los ingredientes
    5. Paso 5: Hornea la pizza
    6. Paso 6: Disfruta de tu pizza casera
  14. ¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera!
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  15. Preguntas frecuentes
    1. 1. ¿Qué tipo de levadura fresca se utiliza en esta receta?
    2. 2. ¿Cuánto tiempo necesita la levadura para fermentar la masa?
    3. 3. ¿Qué harina se recomienda para esta receta?
    4. 4. ¿Cuál es el tiempo de cocción de la pizza en el horno?

Mezcla la levadura fresca con agua tibia y una pizca de azúcar

La levadura fresca es un ingrediente fundamental para lograr una masa de pizza esponjosa y deliciosa. Para comenzar, vamos a mezclar la levadura fresca con agua tibia y una pizca de azúcar. Esto ayudará a activar la levadura y lograr que la masa fermente correctamente.

Deja reposar la mezcla durante 10 minutos hasta que se forme una espuma

Para preparar la masa de la pizza casera con levadura fresca, lo primero que debes hacer es dejar reposar la mezcla durante 10 minutos hasta que se forme una espuma. Esta espuma indica que la levadura está activa y lista para ser utilizada.

Agrega la harina, la sal y el aceite de oliva a la mezcla de levadura

Una vez que hayas activado la levadura fresca en agua tibia y azúcar, es hora de agregar los ingredientes secos. En un recipiente aparte, mezcla 500 gramos de harina de trigo con 1 cucharadita de sal.

Crea un pequeño hueco en el centro de la harina y vierte la mezcla de levadura activada. También añade 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Esto ayudará a que la masa obtenga la textura adecuada y le dará un sabor delicioso.

Con una cuchara o una espátula, comienza a mezclar los ingredientes. Asegúrate de incorporar bien la harina y el líquido hasta obtener una masa homogénea y ligeramente pegajosa. Si es necesario, agrega un poco más de harina para ajustar la consistencia.

Amasa la masa durante unos minutos

Una vez que hayas obtenido una masa homogénea, es hora de amasarla. Esparce un poco de harina en una superficie limpia y coloca la masa encima.

Con las manos, comienza a amasar la masa, estirándola y doblando los bordes hacia el centro. Continúa este proceso durante al menos 5 minutos, o hasta que la masa se sienta elástica y suave al tacto.

Recuerda espolvorear harina adicional si la masa se pega demasiado a tus manos o a la superficie de trabajo.

Deja reposar la masa para que fermente

Una vez que hayas terminado de amasar la masa, colócala en un recipiente ligeramente engrasado con aceite de oliva. Cubre el recipiente con un paño limpio y déjalo reposar en un lugar cálido durante al menos 1 hora, o hasta que la masa haya duplicado su tamaño.

Este tiempo de reposo permitirá que la levadura fermente y haga que la masa se vuelva esponjosa y aireada.

Divide la masa y estírala en forma de pizza

Una vez que la masa haya fermentado, es hora de darle forma de pizza. Espolvorea harina en una superficie limpia y coloca la masa encima.

Divide la masa en porciones más pequeñas, dependiendo del tamaño de las pizzas que quieras hacer. Luego, toma una porción y comienza a estirarla con las manos o con un rodillo. Intenta que la masa tenga un grosor uniforme y una forma redonda o rectangular, según tus preferencias.

Recuerda espolvorear harina adicional si la masa se pega durante este proceso.

¡Y listo! Ahora solo falta agregar tus ingredientes favoritos y hornear la pizza en un horno precalentado a 200 grados Celsius durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la base esté dorada y los ingredientes estén bien cocidos.

Disfruta de tu deliciosa pizza casera hecha con levadura fresca y sorprende a tus seres queridos con tu talento culinario.

Amasa la masa durante 5 minutos hasta que esté suave y elástica

Para preparar una deliciosa pizza casera con levadura fresca, lo primero que debemos hacer es amasar la masa. En un recipiente grande, mezcla 500 gramos de harina de trigo, 7 gramos de sal y 7 gramos de azúcar.

A continuación, en otro recipiente aparte, disuelve 20 gramos de levadura fresca en 300 mililitros de agua tibia. Añade esta mezcla a los ingredientes secos y comienza a amasar con tus manos o con una batidora de gancho durante al menos 5 minutos, o hasta que la masa esté suave y elástica.

Es importante amasar bien la masa para activar el gluten de la harina y lograr una textura perfecta en nuestra pizza.

Deja reposar la masa durante 1 hora para que fermente

Continúa escribiendo el contenido solo para ese encabezado:

Una vez que hayas amasado la masa, forma una bola con ella y colócala en un recipiente ligeramente engrasado con aceite. Cubre el recipiente con un paño húmedo o con film transparente y deja reposar la masa en un lugar cálido durante al menos 1 hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.

El reposo de la masa es esencial para que la levadura fermente y la pizza adquiera un sabor y textura deliciosos.

Estira la masa y añade tus ingredientes favoritos

Continúa escribiendo el contenido solo para ese encabezado:

Pasado el tiempo de reposo, es hora de estirar la masa y agregar los ingredientes que más te gusten. Espolvorea un poco de harina sobre una superficie plana y coloca la masa encima. Con la ayuda de un rodillo, estira la masa hasta obtener el grosor deseado.

Puedes ajustar el grosor de la masa según tus preferencias personales, ya sea más delgada y crujiente o más gruesa y esponjosa.

A continuación, coloca la masa estirada en una bandeja de horno previamente enharinada o cubierta con papel de hornear. Agrega la salsa de tomate, queso mozzarella rallado y los ingredientes que desees, como pepperoni, champiñones, jamón, aceitunas, etc.

Recuerda no sobrecargar la pizza con demasiados ingredientes, para evitar que se vuelva pesada y difícil de manejar.

Finalmente, lleva la pizza al horno precalentado a 220 grados Celsius y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y los ingredientes estén bien cocidos.

¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera hecha con levadura fresca!

Deja reposar la masa durante 1 hora hasta que duplique su tamaño

Una de las partes más importantes de hacer pizza casera es preparar una masa perfecta. Para lograrlo, necesitarás levadura fresca, que es la que le dará ese sabor y textura tan característicos. En esta receta, te enseñaremos cómo hacer una deliciosa pizza casera con levadura fresca de forma fácil y rápida.

Ingredientes:

  • 500 gramos de harina de trigo
  • 300 ml de agua tibia
  • 25 gramos de levadura fresca
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharadita de azúcar

Preparación:

  1. En un recipiente, disuelve la levadura fresca en el agua tibia junto con el azúcar. Deja reposar durante unos 10 minutos hasta que se forme una espuma en la superficie.
  2. En otro recipiente grande, mezcla la harina con la sal. Haz un hueco en el centro y vierte la levadura disuelta y el aceite de oliva.
  3. Con ayuda de tus manos o una cuchara de madera, mezcla todos los ingredientes hasta formar una masa homogénea.
  4. Amasa la masa sobre una superficie ligeramente enharinada durante unos 10 minutos, hasta que esté suave y elástica.
  5. Forma una bola con la masa y colócala en un recipiente previamente engrasado con aceite de oliva. Cubre el recipiente con un paño limpio y deja reposar la masa en un lugar cálido durante aproximadamente 1 hora, o hasta que duplique su tamaño.
  6. Una vez que la masa haya duplicado su tamaño, estará lista para ser utilizada. Ahora puedes darle forma a tu pizza y añadir tus ingredientes favoritos.

Recuerda que la levadura fresca es la clave para una pizza casera perfecta. Asegúrate de seguir los pasos correctamente y de dejar reposar la masa el tiempo necesario para obtener una textura y sabor inigualables. Disfruta de esta deliciosa receta y sorprende a todos con una pizza hecha en casa que no tiene nada que envidiar a las de las pizzerías.

Estira la masa en forma de círculo sobre una superficie enharinada

Una de las partes más importantes al hacer una pizza casera es estirar la masa correctamente. Para ello, es necesario tener una superficie enharinada donde trabajar. Esto evitará que la masa se pegue y será más fácil de manejar.

Comienza tomando un pedazo de masa y amásalo un poco para que tome forma. Luego, colócalo sobre la superficie enharinada y espolvorea un poco más de harina sobre la masa y tus manos.

Usando las palmas de tus manos, empieza a presionar la masa suavemente hacia abajo y hacia los lados. Esto ayudará a que la masa se extienda de manera uniforme y tome forma de círculo.

Una vez que la masa esté más plana, puedes empezar a utilizar un rodillo enharinado para estirarla aún más. Comienza desde el centro y ve hacia los bordes, aplicando una presión suave y constante.

Recuerda ir girando la masa constantemente para asegurarte de que se estire de manera uniforme. Si ves que la masa se encoge o se retrae, déjala reposar durante unos minutos y luego continúa estirándola.

Cuando la masa tenga el tamaño y grosor deseado, estará lista para ser cubierta con tus ingredientes favoritos y ser horneada. ¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera!

Agrega la salsa de tomate y tus ingredientes favoritos a la masa

Una de las mejores cosas de hacer pizza casera es que puedes agregar la salsa de tomate y los ingredientes que más te gusten a la masa. Puedes utilizar una salsa de tomate comprada en la tienda o hacer la tuya propia utilizando tomates frescos y hierbas aromáticas. ¡La elección es tuya!

Una vez que tengas la salsa de tomate lista, es hora de poner manos a la obra. Extiende la masa de pizza sobre una superficie enharinada y dale forma circular o rectangular, según tus preferencias. Recuerda que la masa debe tener un grosor uniforme para que se cocine de manera pareja.

Una vez que la masa esté lista, es hora de agregar la salsa de tomate. Con una cuchara, extiende la salsa sobre la masa, dejando un borde de aproximadamente 1 centímetro alrededor. Esto ayudará a que la salsa no se salga durante la cocción.

Ahora viene la parte divertida: ¡agregar tus ingredientes favoritos! Puedes utilizar una variedad de ingredientes, como pepperoni, champiñones, jamón, salchichas, cebolla, pimientos, aceitunas, queso mozzarella y cualquier otro ingrediente que te guste. No tengas miedo de experimentar y probar combinaciones diferentes.

Recuerda distribuir los ingredientes de manera uniforme sobre la salsa de tomate. Puedes colocarlos en capas o mezclarlos, dependiendo de tus preferencias. Si quieres que algunos ingredientes destaquen más, como el pepperoni o los champiñones, puedes colocarlos en la parte superior.

Una vez que hayas agregado todos tus ingredientes, es hora de llevar la pizza al horno. Precalienta el horno a la temperatura indicada en la receta y coloca la pizza en una bandeja para horno o directamente sobre la rejilla.

El tiempo de cocción puede variar dependiendo del grosor de la masa y los ingredientes utilizados, pero generalmente toma alrededor de 10-15 minutos. Verifica la pizza regularmente para asegurarte de que no se queme.

Una vez que la pizza esté dorada y crujiente, retírala del horno y déjala reposar durante unos minutos antes de cortarla. Esto permitirá que los ingredientes se asienten y que la pizza sea más fácil de manejar.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con tus ingredientes favoritos. ¡Buen provecho!

Hornea la pizza en un horno precalentado a 220°C durante 12-15 minutos

Una vez que hayas preparado tu deliciosa masa de pizza casera con levadura fresca, es hora de hornearla y disfrutar de su sabor. Para lograr una pizza perfectamente horneada, es importante seguir algunos pasos clave.

Paso 1: Precalienta el horno

Antes de comenzar a hornear tu pizza, asegúrate de precalentar tu horno a una temperatura de 220°C. Esto permitirá que el horno alcance la temperatura adecuada para lograr una corteza crujiente y un queso derretido de manera uniforme.

Paso 2: Prepara la bandeja de hornear

Engrasa ligeramente una bandeja de hornear con aceite o utiliza papel para hornear. Esto evitará que la pizza se pegue y facilitará su posterior extracción de la bandeja.

Paso 3: Estira la masa de pizza

Coloca la masa de pizza en una superficie enharinada y utiliza un rodillo para estirarla en forma de círculo o rectángulo, dependiendo de tu preferencia. Asegúrate de que la masa tenga un grosor uniforme para que se hornee de manera pareja.

Paso 4: Añade los ingredientes

Esparce tu salsa de tomate favorita sobre la masa y distribuye uniformemente tus ingredientes favoritos, como queso, pepperoni, verduras o cualquier otro ingrediente que desees agregar. ¡No olvides agregar generosas porciones de queso para obtener una pizza deliciosa y bien cubierta!

Paso 5: Hornea la pizza

Coloca la pizza en la bandeja de hornear y transfiérela al horno precalentado. Hornea durante 12-15 minutos, o hasta que la corteza esté dorada y crujiente, y el queso esté derretido y burbujeante.

Recuerda que el tiempo de cocción puede variar según la potencia de tu horno, así que mantén un ojo en la pizza mientras se hornea para evitar que se queme.

Paso 6: Disfruta de tu pizza casera

Una vez que la pizza esté lista, retírala del horno y déjala enfriar durante unos minutos antes de cortarla y disfrutar de tu creación. Puedes servir la pizza casera con una ensalada fresca o simplemente disfrutarla por sí sola.

¡Ahora estás listo para deleitarte con una pizza casera deliciosa y fácil de preparar! ¡Disfrútala con familiares y amigos y experimenta con diferentes ingredientes y sabores para crear tu propia pizza perfecta!

¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera!

Si eres amante de la pizza y te encanta cocinar en casa, ¡esta receta de pizza casera con levadura fresca es perfecta para ti! Con ingredientes simples y pasos sencillos, podrás disfrutar de una pizza deliciosa y personalizada en la comodidad de tu hogar.

Ingredientes:

  • 500 gramos de harina de trigo
  • 10 gramos de sal
  • 25 gramos de azúcar
  • 25 gramos de levadura fresca
  • 300 ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

  1. En un recipiente grande, combina la harina, la sal y el azúcar. Mezcla bien.
  2. En otro recipiente, disuelve la levadura fresca en el agua tibia. Asegúrate de que esté bien disuelta.
  3. Vierte la mezcla de levadura en el recipiente con la harina y mezcla hasta obtener una masa pegajosa.
  4. Agrega el aceite de oliva y amasa la masa durante unos minutos hasta que esté suave y elástica.
  5. Cubre el recipiente con un paño húmedo y deja que la masa repose durante aproximadamente una hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.
  6. Divide la masa en porciones más pequeñas, dependiendo del tamaño de la pizza que desees hacer.
  7. Estira cada porción de masa en forma redonda o rectangular, según tus preferencias.
  8. Agrega tus ingredientes favoritos: salsa de tomate, queso, jamón, champiñones, etc.
  9. Coloca la pizza en una bandeja para hornear y hornea a 200 grados Celsius durante unos 15-20 minutos, o hasta que la base esté dorada y el queso esté derretido y burbujeante.
  10. ¡Saca la pizza del horno y disfruta de tu creación casera!

Esta receta de pizza casera es perfecta para una comida en familia o una cena rápida con amigos. Puedes experimentar con diferentes ingredientes y sabores para crear tu propia pizza personalizada. No olvides servir la pizza caliente y acompañarla con una ensalada fresca o una salsa de tu elección. ¡Buen provecho!

Preguntas frecuentes

1. ¿Qué tipo de levadura fresca se utiliza en esta receta?

Se utiliza levadura fresca de panadería.

2. ¿Cuánto tiempo necesita la levadura para fermentar la masa?

La levadura necesita aproximadamente 1 hora para fermentar la masa.

3. ¿Qué harina se recomienda para esta receta?

Se recomienda utilizar harina de trigo común.

4. ¿Cuál es el tiempo de cocción de la pizza en el horno?

La pizza debe cocinarse en el horno precalentado a 220°C durante unos 12-15 minutos, o hasta que esté dorada y crujiente.

Relacionado:   Coca de escalivada con queso de cabra: receta mediterránea deliciosa

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir