Receta de pizza casera con levadura en polvo: ¡fácil y deliciosa!

La pizza es uno de los platillos más populares y versátiles de la cocina. Originaria de Italia, se ha convertido en un ícono de la comida rápida alrededor del mundo. Aunque tradicionalmente se prepara con levadura fresca, no siempre es fácil de conseguir. Por eso, en este artículo te enseñaremos a hacer una deliciosa pizza casera utilizando levadura en polvo, que es más accesible y fácil de encontrar en cualquier supermercado.

En este artículo aprenderás:

  • Los ingredientes necesarios para hacer la masa de pizza.
  • Los pasos para preparar la masa de pizza utilizando levadura en polvo.
  • Consejos para lograr una pizza perfecta.
  • Variantes de toppings y combinaciones de sabores.
📖 Índice de contenidos
  1. Mezcla 2 tazas de harina con 2 cucharaditas de levadura en polvo
  2. Agrega 1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de azúcar a la mezcla
  3. Añade 1 taza de agua tibia y 2 cucharadas de aceite de oliva
  4. Amasa la masa hasta que esté suave y elástica
    1. Deja que la masa repose y se eleve
    2. Estira y da forma a la masa
    3. Añade tus ingredientes favoritos
  5. Deja reposar la masa durante 1 hora en un lugar cálido
  6. Desgasifica la masa y estírala en un molde para pizza
  7. Agrega tus ingredientes favoritos y hornea la pizza
  8. Precalienta el horno a 220 grados Celsius
    1. Ingredientes necesarios
    2. Paso a paso para hacer la masa de pizza
    3. Montando y horneando la pizza
  9. Estira la masa sobre una bandeja para pizza
  10. Añade tus ingredientes favoritos
  11. Hornea hasta que esté dorada y burbujeante
  12. Agrega salsa de tomate y tus ingredientes favoritos
    1. Elegir tus ingredientes
    2. Arma tu pizza casera
  13. Hornea la pizza durante 15-20 minutos o hasta que esté dorada
  14. Disfruta de una deliciosa pizza casera hecha con levadura en polvo
    1. Ingredientes:
  15. Preguntas frecuentes
    1. 1. ¿Puedo usar levadura en polvo en lugar de levadura fresca?
    2. 2. ¿Es necesario dejar reposar la masa antes de hornearla?
    3. 3. ¿Puedo agregar ingredientes adicionales a la pizza?
    4. 4. ¿Cuál es la temperatura ideal para hornear la pizza?

Mezcla 2 tazas de harina con 2 cucharaditas de levadura en polvo

Para preparar esta deliciosa pizza casera, lo primero que debes hacer es mezclar 2 tazas de harina con 2 cucharaditas de levadura en polvo. Asegúrate de tamizar la harina para evitar grumos.

Agrega 1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de azúcar a la mezcla

Para preparar esta deliciosa pizza casera con levadura en polvo, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 250 gramos de harina de trigo
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 150 ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

En un bowl grande, mezcla la harina de trigo y la levadura en polvo. Añade el agua tibia y el aceite de oliva, y comienza a amasar la mezcla hasta obtener una masa suave y elástica.

Agrega 1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de azúcar a la mezcla para realzar el sabor de la masa. Amasa nuevamente hasta que los ingredientes estén bien incorporados.

Una vez que la masa esté lista, cubre el bowl con un paño húmedo y deja reposar en un lugar cálido durante aproximadamente una hora, o hasta que la masa haya duplicado su tamaño.

Después del tiempo de reposo, precalienta el horno a 220 grados Celsius.

En una superficie enharinada, divide la masa en dos partes iguales y extiéndelas con un rodillo hasta obtener dos discos delgados.

Coloca los discos de masa en una bandeja para hornear previamente engrasada y enharinada. Ahora viene la parte divertida: ¡elige tus ingredientes favoritos para el relleno!

Puedes agregar salsa de tomate, queso mozzarella, jamón, champiñones, aceitunas, pimientos, cebolla, pepperoni o cualquier otro ingrediente que te guste. ¡Sé creativo!

Una vez que hayas agregado todos los ingredientes, lleva la bandeja al horno y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la pizza esté dorada y crujiente.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con levadura en polvo. Sirve caliente y acompaña con una ensalada fresca o tu bebida favorita. ¡Buen provecho!

Añade 1 taza de agua tibia y 2 cucharadas de aceite de oliva

Para comenzar a preparar esta deliciosa pizza casera, necesitarás añadir 1 taza de agua tibia y 2 cucharadas de aceite de oliva en un recipiente grande. Asegúrate de que el agua esté tibia, pero no caliente, ya que esto ayudará a activar la levadura en polvo.

Amasa la masa hasta que esté suave y elástica

Una de las partes más importantes al hacer una pizza casera es la preparación de la masa. Para esta receta, vamos a utilizar levadura en polvo en lugar de la tradicional levadura fresca. La levadura en polvo es más fácil de usar y no requiere tiempo de fermentación.

En un recipiente grande, mezcla 500 gramos de harina, una cucharadita de sal y dos cucharaditas de levadura en polvo. Añade gradualmente 300 ml de agua tibia mientras amasas la masa.

Amasa la masa durante unos 10 minutos o hasta que esté suave y elástica. Puedes utilizar una máquina amasadora si tienes una, o simplemente amasar a mano. La consistencia ideal es cuando la masa no se pega a las manos pero aún es suave y maleable.

Deja que la masa repose y se eleve

Una vez que hayas amasado la masa, forma una bola y colócala en un recipiente ligeramente engrasado. Cubre el recipiente con un paño limpio y déjalo reposar en un lugar cálido durante aproximadamente una hora, o hasta que la masa haya duplicado su tamaño.

Este tiempo de reposo permite que la levadura en polvo haga su trabajo y haga que la masa se eleve, lo que resultará en una pizza más esponjosa y ligera.

Estira y da forma a la masa

Una vez que la masa haya reposado y se haya elevado, es hora de estirarla y darle forma. Espolvorea un poco de harina en una superficie limpia y coloca la masa encima.

Usando los dedos, comienza a estirar la masa desde el centro hacia los bordes. Gira la masa y continúa estirando hasta obtener el grosor y la forma deseados.

Recuerda que puedes hacer una pizza redonda tradicional o darle formas más creativas, como rectangular o cuadrada.

Añade tus ingredientes favoritos

Una vez que hayas dado forma a la masa, es hora de agregar tus ingredientes favoritos. Puedes optar por una salsa de tomate casera o utilizar una comprada en el supermercado.

Añade queso mozzarella rallado y cualquier otro ingrediente que desees, como pepperoni, champiñones, jamón, aceitunas o pimientos. No tengas miedo de experimentar y probar diferentes combinaciones de sabores.

Una vez que hayas añadido tus ingredientes, precalienta el horno a 220 grados Celsius y hornea la pizza durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso esté derretido y burbujeante.

¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera hecha con levadura en polvo!

Deja reposar la masa durante 1 hora en un lugar cálido

Para preparar una deliciosa pizza casera con levadura en polvo, lo primero que debes hacer es dejar reposar la masa durante 1 hora en un lugar cálido. Este paso es crucial para que la masa adquiera la textura y elasticidad adecuadas.

Para ello, mezcla en un recipiente 2 tazas de harina de trigo, 2 cucharaditas de levadura en polvo y 1 cucharadita de sal. Añade también 1 cucharada de aceite de oliva y 3/4 de taza de agua tibia. Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea y suave.

Cubre el recipiente con un paño limpio y deja reposar la masa en un lugar cálido durante 1 hora, o hasta que duplique su tamaño. Esto es importante para que la levadura actúe y la masa se vuelva esponjosa y ligera.

Desgasifica la masa y estírala en un molde para pizza

Continúa escribiendo el contenido solo para ese encabezado:

Una vez que la masa ha reposado y ha duplicado su tamaño, es hora de desgasificarla. Esto significa que debes presionar suavemente la masa con las manos para que se elimine el gas acumulado durante el proceso de fermentación.

Después de desgasificar la masa, espolvorea un poco de harina sobre una superficie limpia y estira la masa con un rodillo hasta obtener el grosor deseado. Si prefieres una pizza más gruesa, déjala un poco más gruesa. Si te gusta más delgada y crujiente, estírala más fina.

Una vez que hayas estirado la masa, colócala en un molde para pizza previamente engrasado con un poco de aceite de oliva. Asegúrate de que la masa cubra uniformemente el molde y presiona los bordes para formar un borde levantado.

Agrega tus ingredientes favoritos y hornea la pizza

Continúa escribiendo el contenido solo para ese encabezado:

Una vez que tienes la masa en el molde, llega el momento de agregar los ingredientes de tu elección. Puedes usar salsa de tomate, queso mozzarella, pepperoni, champiñones, pimientos, cebolla, aceitunas y cualquier otro ingrediente que te guste.

Distribuye los ingredientes de manera uniforme sobre la masa y asegúrate de no sobrecargarla. Recuerda que una pizza casera con levadura en polvo necesita suficiente espacio para que los ingredientes se cocinen correctamente y la masa se hornee de manera uniforme.

Una vez que hayas agregado los ingredientes, precalienta el horno a 220°C y hornea la pizza durante 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Saca la pizza del horno y déjala enfriar durante unos minutos antes de cortarla y disfrutarla. ¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con levadura en polvo, fácil de hacer y con un sabor increíble.

Precalienta el horno a 220 grados Celsius

Para disfrutar de una deliciosa pizza casera con levadura en polvo, lo primero que debes hacer es precalentar el horno a una temperatura de 220 grados Celsius. Esto garantizará que la pizza se cocine de manera uniforme y obtenga ese crujiente dorado que tanto nos gusta.

Ingredientes necesarios

Antes de comenzar con la preparación de la masa y los ingredientes para nuestra pizza casera, asegurémonos de tener todo lo necesario a la mano. Aquí está la lista de ingredientes que necesitarás:

  • 300 gramos de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura en polvo (7 gramos)
  • 1 cucharadita de sal
  • 200 ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 gramos de salsa de tomate
  • 200 gramos de queso mozzarella rallado
  • Ingredientes adicionales al gusto: jamón, champiñones, pimientos, etc.

Una vez que tengas todos los ingredientes preparados, ¡es hora de comenzar a hacer la masa para nuestra pizza casera!

Paso a paso para hacer la masa de pizza

  1. En un recipiente grande, mezcla la harina de trigo, la levadura en polvo y la sal. Asegúrate de que estén bien combinados.
  2. Añade el agua tibia y el aceite de oliva a la mezcla de harina. Mezcla todo con una cuchara de madera hasta obtener una masa pegajosa.
  3. Esparce un poco de harina sobre una superficie plana y limpia. Coloca la masa en esta superficie y amásala durante unos 5 minutos, hasta que esté suave y elástica.
  4. Deja reposar la masa en un recipiente cubierto con un paño húmedo durante aproximadamente una hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.

Una vez que la masa haya fermentado adecuadamente, es hora de darle forma y agregar los ingredientes para nuestra pizza casera.

Montando y horneando la pizza

En una superficie enharinada, extiende la masa con un rodillo hasta obtener el grosor deseado. Coloca la masa en una bandeja para horno previamente engrasada.

Vierte la salsa de tomate sobre la masa y extiéndela de manera uniforme con la parte posterior de una cuchara. Luego, esparce el queso mozzarella rallado sobre la salsa de tomate.

Ahora es el momento de agregar tus ingredientes favoritos. Puedes poner jamón, champiñones, pimientos, ¡o cualquier otro ingrediente que desees!

Finalmente, lleva la pizza al horno precalentado a 220 grados Celsius y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso esté derretido y burbujeante.

Saca la pizza del horno, déjala enfriar un poco y ¡disfruta de tu deliciosa pizza casera con levadura en polvo!

Estira la masa sobre una bandeja para pizza

Una vez que hayas preparado la masa para pizza con levadura en polvo, es hora de estirarla sobre una bandeja adecuada. Asegúrate de tener una superficie limpia y enharinada para trabajar la masa. Con las manos, empieza a estirar la masa en forma circular, asegurándote de que tenga un grosor uniforme.

Si prefieres una pizza más delgada y crujiente, estira la masa más fina. Si te gusta la pizza más esponjosa, déjala un poco más gruesa. Recuerda que la pizza crecerá un poco durante la cocción, así que no la estires demasiado delgada.

Una vez que hayas alcanzado el tamaño deseado para tu pizza, colócala sobre una bandeja para pizza previamente engrasada o cubierta con papel pergamino. Asegúrate de que la masa esté bien extendida para que los ingredientes se distribuyan de manera uniforme.

Añade tus ingredientes favoritos

¡Ahora es el momento de dejar volar tu creatividad y agregar los ingredientes que más te gusten! Desde el clásico queso mozzarella hasta pepperoni, champiñones, pimientos, cebolla, jamón, aceitunas, ¡las opciones son infinitas!

Es importante recordar que al agregar ingredientes húmedos como tomate fresco o champiñones en rodajas, es recomendable cocinarlos previamente para evitar que la pizza se empape.

Esparce generosamente el queso mozzarella rallado sobre la pizza y luego añade tus ingredientes favoritos. No tengas miedo de experimentar y probar nuevas combinaciones de sabores.

Hornea hasta que esté dorada y burbujeante

Una vez que hayas agregado tus ingredientes, es hora de hornear la pizza casera con levadura en polvo. Precalienta el horno a una temperatura alta, alrededor de 220°C.

Coloca la bandeja con la pizza en el horno y hornea durante aproximadamente 12-15 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso esté burbujeante y ligeramente dorado en los bordes.

Recuerda estar atento al horno para evitar que la pizza se queme. Cada horno es diferente, por lo que es posible que necesites ajustar el tiempo de cocción según tu horno.

Una vez que la pizza esté lista, retírala del horno y déjala enfriar durante unos minutos antes de cortarla y disfrutar de una deliciosa y casera pizza con levadura en polvo.

Agrega salsa de tomate y tus ingredientes favoritos

La salsa de tomate es uno de los ingredientes clave en una pizza casera. Puedes utilizar una salsa comprada o hacerla tú mismo. Si decides hacerla desde cero, necesitarás tomates, cebolla, ajo, aceite de oliva y especias como orégano, albahaca y pimienta. Recuerda que la salsa debe ser espesa y sabrosa para que le dé sabor a tu pizza.

Elegir tus ingredientes

Una vez que tienes la salsa de tomate lista, es hora de elegir tus ingredientes favoritos. Aquí tienes algunas opciones:

  • Queso: El queso mozzarella es el más utilizado en las pizzas, pero también puedes experimentar con otros tipos de queso como cheddar, gouda o provolone.
  • Vegetales: Puedes agregar una variedad de vegetales a tu pizza, como champiñones, pimientos, cebolla, tomate, espinacas o aceitunas.
  • Carne: Si eres amante de la carne, puedes añadir pepperoni, salchichas, pollo o jamón a tu pizza.
  • Condimentos: No olvides agregar condimentos como orégano, albahaca, ajo en polvo, pimienta negra molida o chile en polvo para darle ese toque extra de sabor.

Una vez que hayas elegido tus ingredientes, es hora de armar tu pizza.

Arma tu pizza casera

Para armar tu pizza casera, necesitarás una base de masa. Puedes comprar una masa prehecha en la tienda o hacerla tú mismo con harina, levadura en polvo, sal, agua y aceite de oliva. Recuerda amasar bien la masa para que quede suave y elástica.

Una vez que tengas tu masa lista, extiéndela en una superficie enharinada y dale forma circular. Luego, coloca la masa en una bandeja para pizza previamente engrasada.

Ahora es el momento de agregar la salsa de tomate. Extiéndela sobre la masa de manera uniforme, dejando un borde libre alrededor.

A continuación, esparce el queso sobre la salsa y añade tus ingredientes favoritos. Recuerda no sobrecargar la pizza con demasiados ingredientes, ya que esto puede dificultar que se cocine adecuadamente.

Finalmente, hornea tu pizza casera en un horno precalentado a 200°C durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con levadura en polvo, ¡fácil de hacer y llena de sabor!

Hornea la pizza durante 15-20 minutos o hasta que esté dorada

Una vez que hayas terminado de preparar la masa y agregar los ingredientes de tu elección, es hora de hornear la pizza. Precalienta el horno a 200°C y coloca la bandeja de pizza en el horno.

Deja que la pizza se hornee durante 15-20 minutos o hasta que esté dorada en la parte superior. El tiempo de cocción puede variar dependiendo de tu horno, así que asegúrate de revisarla de vez en cuando para evitar que se queme.

Una vez que la pizza esté dorada y los ingredientes estén bien cocidos, retírala del horno con cuidado. Puedes usar guantes de cocina para proteger tus manos.

Deja que la pizza repose durante unos minutos antes de cortarla. Esto permitirá que los ingredientes se asienten y que la pizza sea más fácil de manejar.

Una vez que hayas dejado que la pizza repose, córtala en porciones y ¡estará lista para servir! Puedes disfrutarla caliente o dejar que se enfríe un poco antes de disfrutarla.

Recuerda que esta es solo una receta básica de pizza casera. Puedes agregar tus ingredientes favoritos, como pepperoni, champiñones, pimientos o cualquier otra cosa que desees. ¡Hazla tuya y disfruta de una deliciosa pizza casera hecha con levadura en polvo!

Disfruta de una deliciosa pizza casera hecha con levadura en polvo

Si eres amante de la pizza y te encanta cocinar en casa, ¡esta receta de pizza casera con levadura en polvo es perfecta para ti! Con ingredientes simples y un proceso fácil de seguir, podrás disfrutar de una pizza deliciosa sin salir de casa.

Ingredientes:

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 taza de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 taza de salsa de tomate
  • 2 tazas de queso mozzarella rallado
  • Ingredientes opcionales para el topping: pepperoni, champiñones, pimientos, etc.

Paso 1: En un tazón grande, mezcla la harina, la levadura en polvo, la sal y el azúcar. Añade el agua tibia y el aceite de oliva. Mezcla hasta obtener una masa suave y elástica.

Paso 2: Amasa la masa durante unos minutos, hasta que esté suave y no se pegue a tus manos. Si es necesario, agrega un poco más de harina.

Paso 3: Cubre el tazón con un paño limpio y deja que la masa repose durante aproximadamente una hora, o hasta que duplique su tamaño.

Paso 4: Precalienta el horno a 220°C (425°F). En una superficie enharinada, estira la masa en forma de círculo o rectángulo, según tus preferencias.

Paso 5: Transfiere la masa a una bandeja para hornear previamente engrasada o cubierta con papel de horno. Añade la salsa de tomate y esparce uniformemente sobre la masa.

Paso 6: Agrega el queso mozzarella rallado y tus ingredientes opcionales favoritos para el topping, como pepperoni, champiñones, pimientos, etc.

Paso 7: Hornea la pizza en el horno precalentado durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso esté derretido y burbujeante.

Paso 8: Retira la pizza del horno y déjala enfriar durante unos minutos antes de cortarla y servirla. ¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera con levadura en polvo!

Esta receta de pizza casera con levadura en polvo es perfecta para una comida rápida y deliciosa en cualquier momento. Puedes personalizarla con tus ingredientes favoritos y experimentar con diferentes sabores. ¡No hay nada como una pizza casera recién horneada!

Preguntas frecuentes

1. ¿Puedo usar levadura en polvo en lugar de levadura fresca?

Sí, puedes usar levadura en polvo como sustituto de la levadura fresca. Utiliza la mitad de la cantidad indicada en la receta.

2. ¿Es necesario dejar reposar la masa antes de hornearla?

Sí, es importante dejar reposar la masa durante al menos 1 hora para que fermente y la pizza quede más esponjosa.

3. ¿Puedo agregar ingredientes adicionales a la pizza?

Sí, puedes agregar los ingredientes que desees a tu pizza casera. Recuerda que algunos ingredientes pueden necesitar un tiempo de cocción diferente.

4. ¿Cuál es la temperatura ideal para hornear la pizza?

La temperatura ideal para hornear la pizza es de aproximadamente 220°C (425°F). Esto permitirá que la masa se cocine correctamente y los ingredientes se doren.

Relacionado:   Receta de masa para pizza con Royal sin amasar: ¡fácil y deliciosa!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir