Receta de pizza casera con harina integral: fácil y deliciosa

La pizza es una de las comidas favoritas de muchas personas alrededor del mundo. Su deliciosa combinación de masa crujiente, salsa de tomate, queso fundido y diversos ingredientes la convierten en una opción perfecta para cualquier ocasión. Sin embargo, muchas veces nos preocupamos por la calidad de los ingredientes o el exceso de calorías que puede tener. Es por eso que hoy te traemos una receta de pizza casera con harina integral, una opción más saludable y igual de deliciosa.

Te enseñaremos paso a paso cómo hacer una pizza casera utilizando harina integral en la masa. Además, te daremos algunos consejos para que puedas personalizarla con tus ingredientes favoritos y lograr el mejor resultado. ¡No te lo pierdas!

📖 Índice de contenidos
  1. Prepara la masa mezclando harina integral, levadura, sal, agua y aceite
    1. Prepara los ingredientes para el topping de la pizza
  2. Amasa la masa durante unos minutos hasta que esté suave y elástica
  3. Deja reposar la masa hasta que duplique su tamaño
  4. Estira la masa y agrégale tus ingredientes favoritos
  5. Deja reposar la masa en un lugar cálido durante una hora para que fermente
    1. Paso 2: Amasa la masa y estírala con un rodillo
    2. Paso 3: Agrega los ingredientes y hornea
  6. Extiende la masa en forma de círculo sobre una superficie enharinada
    1. Ingredientes:
  7. Agrega salsa de tomate casera sobre la masa extendida
  8. Añade tus ingredientes favoritos, como queso, vegetales y carnes
  9. Hornea la pizza en un horno precalentado a 220 grados durante 12-15 minutos
  10. Retira la pizza del horno y deja que se enfríe un poco antes de cortarla
  11. Disfruta de tu pizza casera con harina integral recién hecha
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
  12. Preguntas frecuentes
    1. 1. ¿Puedo utilizar harina común en lugar de harina integral?
    2. 2. ¿Cuánto tiempo tarda en fermentar la masa?
    3. 3. ¿Puedo agregar otros ingredientes a la masa, como hierbas o especias?
    4. 4. ¿Puedo congelar la masa de pizza casera?

Prepara la masa mezclando harina integral, levadura, sal, agua y aceite

Para preparar la masa de esta deliciosa pizza casera con harina integral, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 2 tazas de harina integral
  • 1 sobre de levadura instantánea
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 taza de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

En un bowl grande, mezcla la harina integral, la levadura instantánea y la sal. Añade el agua tibia y el aceite de oliva, y mezcla todo con una cuchara de madera hasta que se forme una masa pegajosa.

Una vez que la masa esté lista, espolvorea un poco de harina en una superficie limpia y amasa la masa durante unos 5 minutos hasta que esté suave y elástica. Añade más harina si es necesario para evitar que se pegue.

Coloca la masa en un bowl engrasado con un poco de aceite de oliva y cúbrelo con un paño húmedo. Deja que la masa repose en un lugar cálido durante aproximadamente una hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.

Prepara los ingredientes para el topping de la pizza

Mientras la masa reposa, puedes ir preparando los ingredientes para el topping de la pizza. Aquí te dejo algunas opciones:

  1. Salsa de tomate: Puedes usar una salsa de tomate casera o comprar una salsa de tomate de buena calidad.
  2. Queso mozzarella: El queso mozzarella es uno de los quesos más tradicionales para la pizza. Puedes rallarlo tú mismo o comprarlo ya rallado.
  3. Vegetales: Puedes añadir tus vegetales favoritos, como champiñones, pimientos, cebolla, tomate, espinacas, etc.
  4. Proteínas: Si te gusta la pizza con proteínas, puedes añadir ingredientes como pollo, jamón, salchichas, tocino, etc.
  5. Especias y condimentos: No olvides agregar un poco de sal, pimienta, orégano y cualquier otra especia que te guste.

Una vez que tengas todos los ingredientes listos, ¡ya estás preparado para armar y hornear tu pizza casera con harina integral! Sigue las instrucciones de cocción y disfruta de esta deliciosa opción saludable.

Amasa la masa durante unos minutos hasta que esté suave y elástica

Para comenzar a preparar esta deliciosa pizza casera con harina integral, lo primero que debes hacer es amasar la masa. Para ello, coloca la harina integral en un recipiente grande y haz un hueco en el centro.

Luego, en ese hueco vierte el agua tibia, la levadura y el aceite de oliva. Mezcla todo con una cuchara o tenedor hasta que la levadura se disuelva por completo.

Ahora, es hora de amasar. Puedes hacerlo a mano o utilizar una batidora con gancho para amasar. Amasa durante unos minutos hasta que la masa esté suave y elástica. Si es necesario, agrega un poco más de harina o agua para ajustar la consistencia.

Recuerda que el amasado es importante para desarrollar el gluten de la harina y lograr una textura suave y elástica en la masa.

Deja reposar la masa hasta que duplique su tamaño

Una vez que hayas amasado la masa, colócala en un recipiente previamente engrasado con un poco de aceite de oliva. Cubre el recipiente con un paño limpio y deja reposar la masa en un lugar cálido durante aproximadamente una hora, o hasta que duplique su tamaño.

El reposo es fundamental para que la levadura actúe y la masa fermente adecuadamente. Durante este tiempo, la masa adquirirá una textura aireada y suave.

Estira la masa y agrégale tus ingredientes favoritos

Una vez que la masa haya duplicado su tamaño, es hora de estirarla y agregarle tus ingredientes favoritos. Espolvorea un poco de harina sobre una superficie limpia y estira la masa con un rodillo hasta obtener el grosor deseado.

Luego, coloca la masa estirada en una bandeja para pizza previamente engrasada con un poco de aceite de oliva. Asegúrate de que la masa esté bien distribuida en la bandeja y presiona ligeramente los bordes para formar el borde de la pizza.

Ahora, es momento de agregar los ingredientes. Puedes utilizar salsa de tomate, queso mozzarella, verduras, carnes, hierbas y especias al gusto. ¡Deja volar tu imaginación!

Recuerda que la cantidad de ingredientes dependerá de tus preferencias personales, pero evita sobrecargar la pizza para que no se vuelva pesada y difícil de manejar.

Una vez que hayas agregado los ingredientes, precalienta el horno a una temperatura alta y hornea la pizza durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y los ingredientes estén bien cocidos.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con harina integral, fácil de hacer y llena de sabor. ¡Buen provecho!

Deja reposar la masa en un lugar cálido durante una hora para que fermente

Una de las claves para hacer una pizza casera perfecta es dejar reposar la masa en un lugar cálido durante una hora para que fermente adecuadamente. Este paso es fundamental, ya que la fermentación permite que la masa adquiera una textura suave y esponjosa, y que los sabores se desarrollen plenamente.

Para lograrlo, debes preparar la masa siguiendo la receta que elijas, ya sea con harina integral o una combinación de harinas. Luego, cubre la masa con un paño húmedo y colócala en un lugar cálido, como cerca de una ventana soleada o dentro del horno apagado pero con la luz encendida.

Es importante mencionar que durante este tiempo de reposo, la masa debe duplicar su tamaño. Si notas que no está creciendo lo suficiente, puedes ayudarla precalentando el horno a la temperatura más baja, apagándolo y colocando la masa dentro para aprovechar el calor residual.

Paso 2: Amasa la masa y estírala con un rodillo

Una vez que la masa ha fermentado adecuadamente, es hora de amasarla para prepararla para la pizza. Esparce un poco de harina en una superficie limpia y coloca la masa encima. Amasa durante unos minutos hasta obtener una masa lisa y elástica.

A continuación, usa un rodillo para estirar la masa y darle la forma deseada. Puedes hacer una pizza redonda tradicional o experimentar con formas más creativas, como una rectangular o incluso una cuadrada.

Recuerda espolvorear un poco de harina en el rodillo y en la superficie de trabajo para evitar que la masa se pegue. Además, ten cuidado de no estirarla demasiado fina, ya que podría romperse al momento de agregar los ingredientes.

Paso 3: Agrega los ingredientes y hornea

Una vez que la masa está lista, es hora de agregar los ingredientes y hornear la pizza. Puedes usar los ingredientes clásicos, como salsa de tomate, queso mozzarella y pepperoni, o experimentar con tus propias combinaciones.

Es importante mencionar que si vas a agregar ingredientes que contienen mucha humedad, como verduras o champiñones, es recomendable pre-cocinarlos antes de ponerlos en la pizza para evitar que la masa se humedezca demasiado.

Una vez que hayas colocado los ingredientes, precalienta el horno a la temperatura más alta y coloca la pizza en una bandeja o directamente sobre la rejilla del horno. Hornea durante unos 10-15 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Finalmente, retira la pizza del horno, déjala enfriar durante unos minutos y ¡disfruta de tu deliciosa pizza casera con harina integral!

Extiende la masa en forma de círculo sobre una superficie enharinada

Para comenzar a preparar la pizza casera con harina integral, lo primero que debes hacer es extender la masa en forma de círculo sobre una superficie enharinada. Esto ayudará a que la masa no se pegue y sea más fácil de trabajar.

Puedes utilizar un rodillo para estirar la masa o simplemente usar tus manos. Asegúrate de que la masa quede delgada y uniforme, pero no tan fina que se rompa al momento de colocar los ingredientes.

Ingredientes:

  • 300 gramos de harina integral
  • 200 ml de agua tibia
  • 5 gramos de levadura
  • 5 gramos de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Tomate triturado
  • Mozzarella rallada
  • Orégano
  • Salami
  • Pimientos

Ahora, vamos a preparar la mezcla de agua tibia y levadura. En un recipiente, disuelve la levadura en el agua tibia y agrega una cucharada de harina integral. Mezcla bien y deja reposar durante unos minutos, hasta que la levadura comience a burbujear. Esto indicará que la levadura está activa y lista para ser utilizada.

Mientras tanto, en un recipiente grande, mezcla la harina integral con la sal. Añade el aceite de oliva y la mezcla de levadura activa. Comienza a mezclar todo con una cuchara o con tus manos, hasta que se forme una masa suave y elástica. Si la masa está muy pegajosa, puedes agregar un poco más de harina integral.

Cubre el recipiente con un paño húmedo y deja que la masa repose en un lugar cálido durante al menos una hora, o hasta que duplique su tamaño. Durante este tiempo, la levadura fermentará la masa y le dará su esponjosidad característica.

Cuando la masa haya fermentado, es el momento de extenderla en forma de círculo sobre una superficie enharinada, como se mencionó anteriormente. Una vez que la masa esté lista, puedes comenzar a agregar los ingredientes de tu elección.

Unta una capa de tomate triturado sobre la masa extendida. Luego, espolvorea generosamente la mozzarella rallada por encima. Agrega el salami y los pimientos en rodajas. Por último, espolvorea un poco de orégano para darle un toque de sabor extra.

Una vez que hayas agregado todos los ingredientes, lleva la pizza al horno precalentado a 200°C y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con harina integral, hecha a tu gusto y con ingredientes frescos. Acompáñala con una ensalada verde o simplemente disfrútala por sí sola. ¡Buen provecho!

Agrega salsa de tomate casera sobre la masa extendida

Para empezar a preparar tu pizza casera con harina integral, lo primero que debes hacer es agregar salsa de tomate casera sobre la masa extendida. La salsa de tomate le dará ese sabor característico y delicioso a tu pizza.

Añade tus ingredientes favoritos, como queso, vegetales y carnes

Para preparar una deliciosa pizza casera con harina integral, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 250 gramos de harina integral
  • 150 ml de agua tibia
  • 5 gramos de levadura
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Tomate triturado
  • Queso mozzarella rallado
  • Vegetales frescos (como champiñones, pimientos, cebolla)
  • Carne (como pepperoni, jamón, salchichas)
  • Especias (como orégano, albahaca, pimienta)

En un recipiente grande, mezcla la harina integral, la levadura y la sal. Añade el agua tibia y el aceite de oliva, y mezcla bien hasta obtener una masa homogénea. Amasa durante unos minutos hasta que la masa esté suave y elástica. Cubre la masa con un paño húmedo y deja reposar en un lugar cálido durante aproximadamente una hora, o hasta que duplique su tamaño.

Una vez que la masa haya fermentado, precalienta el horno a 220°C. Divide la masa en porciones según el tamaño de las pizzas que desees hacer. Estira cada porción de masa en forma circular utilizando un rodillo o tus manos, y colócala en una bandeja de horno previamente engrasada.

Unta una capa de tomate triturado sobre la base de la pizza. Agrega el queso rallado y distribuye tus ingredientes favoritos sobre la pizza. Puedes utilizar una combinación de vegetales y carnes según tus preferencias.

Esparce las especias sobre la pizza y lleva al horno precalentado. Hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso esté derretido y burbujeante.

Saca la pizza del horno y deja reposar durante unos minutos antes de cortarla. Sirve caliente y disfruta de una deliciosa pizza casera con harina integral, ¡perfecta para compartir con familia y amigos!

Hornea la pizza en un horno precalentado a 220 grados durante 12-15 minutos

Una vez que hayas preparado tu deliciosa masa de pizza casera con harina integral, llega el momento de hornearla. Para lograr una pizza perfectamente cocida, es importante precalentar el horno a una temperatura de 220 grados Celsius.

Una vez que el horno esté bien caliente, coloca tu pizza en una bandeja para hornear previamente enharinada. Si prefieres una base crujiente, puedes utilizar una piedra de pizza o una bandeja de metal perforada. Si no tienes ninguna de estas opciones, una bandeja de horno común también funcionará.

Es recomendable utilizar papel de horno o rociar un poco de aceite en la bandeja antes de colocar la masa. Esto ayudará a evitar que la pizza se pegue y facilitará su posterior manipulación.

Una vez que hayas colocado tu pizza en la bandeja, es hora de hornearla. El tiempo de cocción puede variar dependiendo de tu horno, pero generalmente se recomienda hornearla durante 12-15 minutos.

Es importante estar atento al horno mientras la pizza se cocina. Puedes abrir la puerta del horno de vez en cuando para verificar su progreso, pero evita hacerlo con demasiada frecuencia, ya que esto hará que el horno pierda calor y afectará la cocción adecuada de la pizza.

Una vez que la pizza esté dorada y crujiente, retírala del horno y déjala reposar durante unos minutos antes de cortarla y servirla. Esto permitirá que los ingredientes se asienten y que la pizza sea más fácil de manejar.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza casera con harina integral, recién salida del horno. Acompáñala con tus ingredientes favoritos y compártela con tus seres queridos. ¡Buen provecho!

Retira la pizza del horno y deja que se enfríe un poco antes de cortarla

Una vez que la pizza casera con harina integral esté dorada y crujiente, es importante retirarla del horno y dejar que se enfríe un poco antes de cortarla. Esto permitirá que los ingredientes se asienten y evita que te quemes al comerla.

Si cortas la pizza inmediatamente después de sacarla del horno, es probable que los ingredientes se deslicen y se desordenen. Además, la masa estará muy caliente y puedes quemarte la boca al comerla.

Lo ideal es esperar unos 5 minutos antes de cortar la pizza. Durante este tiempo, puedes aprovechar para preparar los platos, los cubiertos y los servilletas. También puedes utilizar este tiempo para espolvorear un poco de queso rallado adicional sobre la pizza caliente, si así lo deseas.

Para cortar la pizza, puedes usar un cuchillo afilado o una cortadora de pizza. Si prefieres rebanadas más grandes, utiliza un cuchillo grande y corta la pizza en porciones triangulares o cuadradas. Si prefieres rebanadas más pequeñas, utiliza una cortadora de pizza para obtener porciones uniformes.

Recuerda que la pizza casera con harina integral estará más crujiente cuando esté recién salida del horno. A medida que se enfríe, la masa se volverá más suave. Por lo tanto, si te gusta la pizza crujiente, disfrútala lo más pronto posible después de cocinarla.

Disfruta de tu pizza casera con harina integral recién hecha

Si eres amante de la pizza y te gusta cuidar tu alimentación, tenemos la receta perfecta para ti: una deliciosa pizza casera con harina integral. Esta opción es ideal para aquellos que buscan una alternativa más saludable, sin renunciar al delicioso sabor de una buena pizza.

La harina integral es una excelente opción para la elaboración de masas, ya que conserva todos los nutrientes que se encuentran en el grano de trigo. Además, su sabor es más intenso y le da a la masa un toque especial.

Ingredientes:

  • 500 gramos de harina integral
  • 10 gramos de levadura fresca
  • 300 ml de agua tibia
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

  1. En un recipiente grande, mezcla la levadura fresca con el agua tibia y el azúcar. Deja reposar durante 10 minutos, hasta que la levadura se active y se forme espuma en la superficie.
  2. En otro recipiente, mezcla la harina integral con la sal. Haz un hueco en el centro y vierte la levadura activada y el aceite de oliva. Mezcla con las manos hasta obtener una masa homogénea.
  3. Amasa la masa en una superficie enharinada durante aproximadamente 10 minutos, hasta que esté suave y elástica. Forma una bola con la masa y colócala en un recipiente ligeramente engrasado. Cubre con un paño húmedo y deja reposar en un lugar cálido durante al menos 1 hora, o hasta que la masa haya duplicado su tamaño.
  4. Una vez que la masa haya levado, precalienta el horno a 220 grados Celsius.
  5. Divide la masa en porciones y estírala con un rodillo sobre una superficie enharinada, dándole forma redonda o rectangular, según tu preferencia.
  6. Coloca la masa estirada en una bandeja de horno previamente enharinada. Añade tus ingredientes favoritos sobre la masa: salsa de tomate, queso, verduras, carnes, etc.
  7. Hornea la pizza durante 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.
  8. Saca la pizza del horno y deja reposar durante unos minutos antes de cortarla y disfrutarla.

¡Y listo! Ya tienes tu pizza casera con harina integral lista para disfrutar. Puedes experimentar con diferentes ingredientes y combinaciones para crear tu propia versión. ¡Buen provecho!

Preguntas frecuentes

1. ¿Puedo utilizar harina común en lugar de harina integral?

Sí, puedes utilizar harina común en lugar de harina integral, pero la textura y el sabor de la masa pueden variar.

2. ¿Cuánto tiempo tarda en fermentar la masa?

La masa de pizza tarda aproximadamente 1 hora en fermentar, pero puedes dejarla reposar más tiempo para obtener una masa más esponjosa.

3. ¿Puedo agregar otros ingredientes a la masa, como hierbas o especias?

Sí, puedes agregar hierbas o especias a la masa para darle más sabor. Algunas opciones populares son el orégano, el ajo en polvo o la albahaca.

4. ¿Puedo congelar la masa de pizza casera?

Sí, puedes congelar la masa de pizza casera. Solo debes envolverla bien en papel film o en una bolsa hermética antes de colocarla en el congelador.

Relacionado:   Receta de pizza margarita 2: ingredientes y preparación

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir