Deliciosa receta de pizza de jamón crudo y rúcula: paso a paso

La pizza es uno de los platos más populares y versátiles de la cocina italiana. Existen muchas variedades de pizza, desde las clásicas margaritas y pepperonis hasta las más creativas con ingredientes de todo tipo. Una de las combinaciones más deliciosas y elegantes es la pizza de jamón crudo y rúcula. Esta pizza combina la intensidad y salinidad del jamón crudo con la frescura y amargor de la rúcula, creando un equilibrio de sabores único.

Te mostraremos cómo preparar paso a paso una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula. Desde la preparación de la masa hasta el horneado perfecto, te guiaremos en cada etapa para que puedas disfrutar de una pizza casera auténtica y llena de sabor. Además, te daremos algunos consejos y recomendaciones para que puedas personalizar tu pizza según tus preferencias y experimentar con otros ingredientes. ¡No te pierdas esta receta y sorprende a tus seres queridos con una pizza gourmet hecha por ti mismo!

📖 Índice de contenidos
  1. Mezcla los ingredientes para hacer la masa de pizza
  2. Estira la masa y añade los ingredientes
  3. Hornea la pizza y disfruta
  4. Amasa la masa hasta que esté suave y elástica
  5. Deja reposar la masa para que fermente
  6. Estira la masa y añade los ingredientes
  7. Hornea la pizza hasta que esté dorada y crujiente
  8. Deja reposar la masa durante 1 hora para que fermente
  9. Extiende la masa y añade los ingredientes
  10. Hornea la pizza hasta que esté dorada y crujiente
  11. Extiende la masa en forma de círculo sobre una superficie enharinada
    1. Prepara la salsa de tomate
    2. Agrega los ingredientes
    3. Hornea la pizza
  12. Cubre la masa con salsa de tomate
  13. Agrega el queso mozzarella rallado
  14. Añade las lonchas de jamón crudo
  15. Decora con rúcula fresca
  16. Hornea a la temperatura adecuada
  17. Sirve y disfruta
  18. Coloca rebanadas de jamón crudo sobre la salsa
  19. Hornea la pizza hasta que esté dorada y crujiente
  20. Agrega queso mozzarella rallado sobre el jamón
  21. Hornea la pizza en un horno precalentado a 220°C durante 12-15 minutos
  22. Retira la pizza del horno y agrega hojas de rúcula fresca
  23. Condimenta con sal, pimienta y aceite de oliva
    1. Estira la masa y coloca la salsa de tomate
    2. Agrega el jamón crudo y la mozzarella
    3. Hornea hasta que la mozzarella esté derretida y dorada
    4. Añade la rúcula y disfruta de tu pizza
  24. Corta la pizza en porciones y sirve caliente
  25. Disfruta de una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula casera
    1. Ingredientes:
  26. Preguntas frecuentes
    1. 1. ¿Cuántas porciones rinde esta receta?
    2. 2. ¿Cuánto tiempo se tarda en preparar esta pizza?
    3. 3. ¿Puedo sustituir el jamón crudo por otro tipo de embutido?
    4. 4. ¿Puedo agregar otros ingredientes a esta pizza?

Mezcla los ingredientes para hacer la masa de pizza

Para empezar a preparar esta deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula, lo primero que debes hacer es mezclar los ingredientes para hacer la masa. En un recipiente grande, mezcla 500 gramos de harina con una cucharada de sal y una cucharadita de azúcar. Haz un hueco en el centro de la mezcla y agrega 25 gramos de levadura fresca desmenuzada.

Aparte, en otro recipiente, calienta 300 ml de agua tibia y añade una cucharada de aceite de oliva. Vierte esta mezcla en el hueco que hiciste en la harina y comienza a mezclar todos los ingredientes hasta formar una masa suave y elástica.

Cuando la masa esté lista, cúbrela con un paño húmedo y déjala reposar en un lugar cálido durante aproximadamente una hora o hasta que duplique su tamaño.

Estira la masa y añade los ingredientes

Una vez que la masa ha reposado y ha duplicado su tamaño, es hora de estirarla y añadir los ingredientes para la pizza. Precalienta el horno a 220 grados Celsius.

En una superficie enharinada, divide la masa en dos partes y estira cada una con un rodillo hasta obtener la forma deseada. Coloca las bases de pizza en bandejas enharinadas o cubiertas con papel de horno.

Ahora, esparce salsa de tomate sobre cada base de pizza y añade mozzarella rallada por encima. Luego, coloca rodajas de jamón crudo y rúcula fresca en la parte superior.

Hornea la pizza y disfruta

Una vez que has agregado todos los ingredientes a las pizzas, es hora de hornearlas. Coloca las bandejas en el horno precalentado y hornea durante unos 15-20 minutos o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Una vez que la pizza esté lista, sácala del horno y déjala enfriar durante unos minutos antes de cortarla y disfrutarla. Puedes añadir un poco de aceite de oliva y pimienta por encima para realzar aún más los sabores.

¡Ahora solo queda servir esta deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula y disfrutarla con tus seres queridos!

Amasa la masa hasta que esté suave y elástica

Para empezar a preparar esta deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula, lo primero que debes hacer es amasar la masa. Para ello, coloca en un recipiente 500 gramos de harina y realiza un hueco en el centro. Luego, agrega 10 gramos de levadura fresca desmenuzada, 1 cucharadita de azúcar y 1 cucharadita de sal.

A continuación, vierte 300 ml de agua tibia en el hueco que has creado y comienza a mezclar todos los ingredientes con una cuchara de madera hasta que se forme una masa pegajosa.

Después, espolvorea un poco de harina sobre una superficie plana y limpia y vuelca la masa sobre ella. Ahora, amasa la masa durante aproximadamente 10 minutos, agregando más harina si es necesario, hasta que esté suave y elástica.

Deja reposar la masa para que fermente

Una vez que hayas amasado la masa, forma una bola con ella y colócala en un recipiente previamente engrasado con aceite. Cubre el recipiente con un paño húmedo y deja reposar la masa en un lugar cálido durante al menos 1 hora, o hasta que haya duplicado su tamaño.

Estira la masa y añade los ingredientes

Después de que la masa haya fermentado, es momento de estirarla y añadir los ingredientes de tu pizza. Espolvorea un poco de harina sobre una superficie plana y coloca la masa encima.

Con ayuda de un rodillo, estira la masa hasta obtener el tamaño y grosor deseados. Recuerda que puedes ajustar estos aspectos según tus preferencias personales.

A continuación, coloca la masa estirada sobre una bandeja de horno previamente engrasada con aceite o cubierta con papel de hornear. Luego, esparce salsa de tomate sobre la masa, dejando un borde libre alrededor.

Ahora, añade mozzarella rallada sobre la salsa de tomate y distribuye lonchas de jamón crudo de manera uniforme sobre la superficie de la pizza.

Hornea la pizza hasta que esté dorada y crujiente

Una vez que hayas añadido los ingredientes, es hora de hornear tu pizza de jamón crudo y rúcula. Precalienta tu horno a 220°C.

Coloca la bandeja con la pizza en el horno y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Una vez que la pizza esté lista, retírala del horno y decora con hojas de rúcula fresca y aceite de oliva antes de servir.

¡Y listo! Ya puedes disfrutar de esta deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula que has preparado con tus propias manos. ¡Buen provecho!

Deja reposar la masa durante 1 hora para que fermente

Para disfrutar de una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula, lo primero que debes hacer es preparar la masa. Comienza por mezclar en un recipiente 250 gramos de harina, 1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de azúcar.

Agrega luego 7 gramos de levadura fresca y 150 ml de agua tibia. Mezcla bien todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea.

Cubre el recipiente con un paño y déjalo reposar durante 1 hora en un lugar cálido para que la masa fermente y aumente su volumen.

Extiende la masa y añade los ingredientes

Pasada la hora de reposo, es momento de extender la masa. Espolvorea un poco de harina sobre una superficie plana y coloca la masa encima. Con ayuda de un rodillo, ve estirando la masa hasta obtener el tamaño y grosor deseados.

Una vez que la masa esté extendida, es hora de añadir los ingredientes. Unta salsa de tomate sobre la superficie de la masa, dejando un borde libre alrededor.

A continuación, coloca rodajas de jamón crudo sobre la salsa de tomate. Puedes añadir la cantidad que desees, dependiendo de tus gustos.

Finalmente, esparce rúcula fresca sobre la pizza. La cantidad dependerá de tu preferencia, pero asegúrate de distribuirla de manera uniforme.

Hornea la pizza hasta que esté dorada y crujiente

Una vez que hayas añadido todos los ingredientes, precalienta el horno a 200°C. Coloca la pizza en una bandeja apta para horno y hornea durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Una vez lista, retira la pizza del horno y déjala reposar durante unos minutos antes de cortarla y servirla. ¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula casera.

Extiende la masa en forma de círculo sobre una superficie enharinada

Para empezar a preparar esta deliciosa receta de pizza de jamón crudo y rúcula, lo primero que debes hacer es extender la masa en forma de círculo sobre una superficie enharinada. Asegúrate de que la masa esté bien estirada y de un grosor uniforme.

Prepara la salsa de tomate

Una vez que hayas extendido la masa, es momento de preparar la salsa de tomate. Puedes utilizar una salsa de tomate lista para pizza o hacerla tú mismo. Solo necesitas triturar tomates frescos y sazonarlos con sal, pimienta y una pizca de azúcar. Si quieres darle un toque de sabor extra, puedes agregar algunas hierbas como orégano o albahaca.

Agrega los ingredientes

Una vez que hayas preparado la salsa de tomate, es hora de agregar los ingredientes. Comienza colocando lonjas de jamón crudo sobre la salsa. Puedes poner tanto como desees, dependiendo de cuánto te guste el jamón crudo. Luego, esparce generosamente rúcula fresca sobre el jamón crudo. La rúcula le dará un sabor fresco y un toque de amargor a la pizza.

Si lo deseas, también puedes agregar otros ingredientes como queso mozzarella o queso parmesano rallado. Estos quesos le darán un sabor más cremoso y delicioso a la pizza.

Hornea la pizza

Una vez que hayas agregado todos los ingredientes, es momento de hornear la pizza. Precalienta el horno a una temperatura alta, alrededor de 220°C. Coloca la pizza en una bandeja para horno enharinada o sobre una piedra para pizza y hornea durante aproximadamente 10-15 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Una vez que la pizza esté lista, retírala del horno y deja que se enfríe un poco antes de cortarla y servirla. Puedes agregar un poco de aceite de oliva y sal en escamas por encima para realzar aún más los sabores.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula hecha en casa. ¡Buen provecho!

Cubre la masa con salsa de tomate

Para comenzar a preparar esta deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula, lo primero que debes hacer es cubrir la masa con una generosa capa de salsa de tomate. Asegúrate de distribuirla de manera uniforme para que cada bocado tenga el sabor perfecto.

Agrega el queso mozzarella rallado

Una vez que hayas cubierto la masa con la salsa de tomate, es momento de añadir el queso mozzarella rallado. Este queso le dará a la pizza esa textura cremosa y deliciosa que todos amamos. Asegúrate de esparcirlo de manera uniforme para que se derrita de manera perfecta mientras se hornea.

Añade las lonchas de jamón crudo

Después de agregar el queso mozzarella, llega el momento de añadir las lonchas de jamón crudo. Este ingrediente le dará ese sabor intenso y salado que complementa a la perfección con la salsa de tomate y el queso. Coloca las lonchas de manera estratégica para que cada porción tenga la cantidad justa de jamón.

Decora con rúcula fresca

Una vez que hayas añadido el jamón crudo, es momento de darle un toque fresco y crujiente a tu pizza. Decora la superficie con rúcula fresca, asegurándote de que esté bien lavada y seca. La rúcula aportará un sabor ligeramente picante y un contraste de texturas que harán de esta pizza algo realmente especial.

Hornea a la temperatura adecuada

Una vez que hayas terminado de agregar todos los ingredientes, es hora de hornear tu pizza de jamón crudo y rúcula. Precalienta el horno a una temperatura de 200 grados Celsius y coloca la pizza en una bandeja apta para horno. Deja que se hornee durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso completamente derretido.

Sirve y disfruta

Una vez que tu pizza esté lista, retírala del horno y déjala reposar durante unos minutos. Esto permitirá que los sabores se asienten y que la pizza sea más fácil de cortar. Finalmente, sirve tu deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula en porciones individuales y disfruta de este exquisito plato junto a tus seres queridos.

Coloca rebanadas de jamón crudo sobre la salsa

Una de las combinaciones más deliciosas en una pizza es la de jamón crudo y rúcula. El sabor salado del jamón se fusiona perfectamente con el frescor y ligeramente picante de la rúcula, creando un equilibrio de sabores que te hará desear más.

Para preparar esta exquisita pizza, primero debes colocar las rebanadas de jamón crudo sobre la salsa de tomate. El jamón crudo es un embutido italiano que se caracteriza por su sabor intenso y su textura suave. Asegúrate de distribuir las rebanadas de manera uniforme para que cada bocado tenga un poco de jamón.

A continuación, esparce generosamente rúcula fresca sobre el jamón crudo. La rúcula es una hoja verde con un sabor ligeramente amargo que combina a la perfección con el jamón crudo. Además, agrega un toque de frescura y color a la pizza.

Recuerda que la rúcula puede ser un poco delicada, por lo que es importante manipularla con cuidado para evitar que se marchite. Lávala y sécala bien antes de colocarla sobre la pizza.

Hornea la pizza hasta que esté dorada y crujiente

Una vez que hayas colocado el jamón crudo y la rúcula sobre la pizza, es hora de llevarla al horno. Precalienta el horno a una temperatura alta para que la pizza se cocine de manera uniforme y adquiera un dorado perfecto.

Coloca la pizza en la rejilla del horno y hornea durante aproximadamente 10-12 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente. El tiempo de cocción puede variar dependiendo del tipo de horno que tengas, así que mantén un ojo en la pizza para evitar que se queme.

Una vez que la pizza esté lista, retírala del horno y déjala reposar durante unos minutos antes de cortarla. Esto ayudará a que los ingredientes se asienten y la pizza sea más fácil de manejar.

¡Y voilà! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula casera. El jamón crudo le dará un sabor intenso y la rúcula le aportará frescura y un toque ligeramente picante. Sirve la pizza recién horneada y sorprende a tus invitados con esta deliciosa combinación.

Agrega queso mozzarella rallado sobre el jamón

Una de las combinaciones más deliciosas en una pizza es la de jamón crudo y rúcula. El sabor intenso y salado del jamón se equilibra a la perfección con el toque fresco y ligeramente amargo de la rúcula. Si eres amante de los sabores fuertes y te encanta experimentar en la cocina, esta receta de pizza es perfecta para ti.

Para comenzar, necesitarás una base de pizza ya lista o puedes prepararla tú mismo si tienes tiempo. Extiende la masa sobre una superficie enharinada hasta obtener el tamaño y grosor deseado. Luego, colócala en una bandeja para horno previamente engrasada.

Ahora es el momento de agregar los ingredientes principales. Cubre la base de pizza con una capa generosa de queso mozzarella rallado. Este queso derretido será la base perfecta para resaltar los sabores del jamón y la rúcula.

A continuación, distribuye el jamón crudo en lonchas finas por toda la superficie de la pizza. Asegúrate de cubrir toda la masa de manera uniforme. El jamón crudo aportará un sabor salado y una textura suave que contrastará muy bien con la rúcula.

Finalmente, esparce la rúcula fresca sobre la pizza. La cantidad dependerá de tus preferencias personales, pero te recomendamos utilizar una buena cantidad para que el sabor de la rúcula sea perceptible en cada bocado. La rúcula añadirá un toque de frescura y un sabor ligeramente amargo que hará de esta pizza una verdadera delicia.

Una vez que hayas agregado todos los ingredientes, lleva la pizza al horno precalentado a 220°C durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Al sacarla del horno, puedes añadir un toque de aceite de oliva extra virgen y unas gotas de limón sobre la rúcula para realzar aún más sus sabores. ¡Y listo! Ya tienes una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula lista para disfrutar.

Esta receta es perfecta para una cena informal con amigos o para consentirte en un día de antojo. Además, puedes añadirle tus propios toques personales, como un poco de parmesano rallado o unas aceitunas negras para darle un toque extra de sabor.

¡Anímate a probar esta receta y sorprende a tus seres queridos con una pizza casera llena de sabor y frescura!

Hornea la pizza en un horno precalentado a 220°C durante 12-15 minutos

Para preparar esta deliciosa receta de pizza de jamón crudo y rúcula, primero debes precalentar el horno a una temperatura de 220°C. Esto asegurará que la pizza se cocine de manera adecuada y obtenga ese dorado y crujiente característico.

Una vez que el horno esté precalentado, es momento de comenzar a armar la pizza. Para esto, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 base de pizza
  • 150 gramos de mozzarella rallada
  • 100 gramos de jamón crudo
  • 50 gramos de rúcula
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Comienza extendiendo la base de pizza sobre una bandeja para horno, asegurándote de que esté bien estirada y no demasiado gruesa. Esto permitirá que se cocine de manera pareja y obtenga una textura perfecta.

Ahora es momento de agregar la mozzarella rallada sobre la base de pizza. Espárcela de manera uniforme, asegurándote de cubrir toda la superficie.

A continuación, coloca el jamón crudo sobre la mozzarella. Puedes desgarrarlo en trozos más pequeños para distribuirlo de manera uniforme. El jamón crudo le dará un sabor exquisito a la pizza, así que no escatimes en cantidad.

Luego, esparce la rúcula sobre el jamón crudo. La rúcula le dará un toque fresco y ligeramente picante a la pizza, contrastando perfectamente con el sabor del jamón.

Por último, rocía un poco de aceite de oliva sobre la pizza y sazónala con sal y pimienta al gusto. Esto realzará los sabores y le dará un toque de sofisticación al plato.

Una vez que hayas terminado de armar la pizza, es momento de hornearla en el horno precalentado a 220°C. Deja que se cocine durante 12-15 minutos, o hasta que la base esté dorada y crujiente, y el queso esté derretido y burbujeante.

Una vez que la pizza esté lista, sácala del horno y déjala reposar unos minutos antes de cortarla y servirla. Esto permitirá que los sabores se asienten y que la pizza sea más fácil de manejar.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula, perfecta para compartir en una cena con amigos o para consentirte en una noche de películas en casa.

Retira la pizza del horno y agrega hojas de rúcula fresca

Una vez que la pizza esté lista y haya adquirido un delicioso color dorado, es el momento de agregarle un toque de frescura con unas hojas de rúcula. La rúcula es una planta de sabor ligeramente amargo que combina a la perfección con el jamón crudo.

Para ello, retira la pizza del horno con cuidado utilizando unas manoplas para protegerte del calor. Colócala sobre una tabla de cortar y esparce generosamente las hojas de rúcula fresca por toda la superficie. Puedes arrancar las hojas con tus manos o usar un cuchillo para cortarlas si lo prefieres.

Las hojas de rúcula aportarán un contraste de sabores y texturas a la pizza. Su sabor ligeramente picante y amargo se equilibra perfectamente con el jamón crudo y los demás ingredientes. Además, su color verde vibrante le dará un toque visualmente atractivo a tu pizza.

Recuerda que la rúcula es una verdura muy saludable, rica en antioxidantes y vitaminas. Al agregarla a tu pizza, estás incorporando un ingrediente nutritivo que complementará de forma deliciosa los demás sabores.

Una vez que hayas añadido las hojas de rúcula, ¡tu pizza de jamón crudo y rúcula estará lista para ser disfrutada! El contraste de sabores, la combinación de ingredientes y la frescura de la rúcula harán de esta pizza una opción irresistible para cualquier amante de la comida italiana.

Condimenta con sal, pimienta y aceite de oliva

Para comenzar a preparar esta deliciosa receta de pizza de jamón crudo y rúcula, lo primero que debes hacer es condimentar la masa con sal, pimienta y un generoso chorrito de aceite de oliva. Esto le dará un sabor extra y realzará los sabores de los ingredientes.

Estira la masa y coloca la salsa de tomate

Una vez que hayas condimentado la masa, estírala con la ayuda de un rodillo hasta obtener el grosor deseado. Luego, colócala sobre una bandeja para horno previamente engrasada o cubierta con papel para hornear. A continuación, esparce una capa generosa de salsa de tomate sobre la masa, asegurándote de cubrir toda la superficie.

Agrega el jamón crudo y la mozzarella

Después de haber colocado la salsa de tomate, llega el momento de añadir el jamón crudo. Puedes cortarlo en finas lonchas y distribuirlo de manera uniforme sobre la pizza. A continuación, añade la mozzarella en trozos o rallada por encima del jamón, asegurándote de cubrir toda la superficie de la pizza.

Hornea hasta que la mozzarella esté derretida y dorada

Una vez que hayas agregado el jamón crudo y la mozzarella, es hora de llevar la pizza al horno precalentado a una temperatura de 200°C. Cocina la pizza durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la mozzarella esté derretida y dorada en la parte superior.

Añade la rúcula y disfruta de tu pizza

Finalmente, una vez que la pizza esté lista, retírala del horno y añade un puñado de rúcula fresca por encima. La rúcula le dará un toque de frescura y un sabor ligeramente picante a la pizza. ¡Ahora sí, tu deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula está lista para ser devorada!

Corta la pizza en porciones y sirve caliente

Una vez que la pizza esté lista y haya salido del horno, es hora de disfrutarla. Para esto, es importante cortarla en porciones antes de servirla. Puedes hacerlo con un cuchillo afilado o con una cortapizzas.

Las porciones pueden tener el tamaño que prefieras, pero es común cortar la pizza en 8 o 12 trozos. Si quieres porciones más pequeñas, puedes hacer cortes adicionales.

Es importante servir la pizza caliente para disfrutar de su sabor y textura. Puedes utilizar una espátula para transferir las porciones a los platos de los comensales.

Si deseas agregar un toque extra de sabor, puedes espolvorear un poco de queso parmesano o romano rallado sobre la pizza recién cortada. Esto le dará un sabor más intenso y delicioso.

¡Listo! Ahora puedes disfrutar de tu deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula. Acompáñala con una ensalada fresca o una copa de vino tinto y disfruta de una comida deliciosa.

Disfruta de una deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula casera

Si eres fanático de las pizzas y te encanta el sabor del jamón crudo y la frescura de la rúcula, tienes que probar esta deliciosa receta casera. Con ingredientes simples y un poco de paciencia, podrás saborear una pizza única y llena de sabor.

Ingredientes:

  • Masa para pizza
  • Salsa de tomate
  • Queso mozzarella rallado
  • Jamón crudo en lonchas
  • Rúcula fresca
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Paso 1: Precalienta el horno a 220 grados Celsius.

Paso 2: Estira la masa para pizza sobre una superficie enharinada hasta obtener el tamaño y grosor deseado. Colócala en una bandeja para horno previamente engrasada.

Paso 3: Extiende una capa generosa de salsa de tomate sobre la masa, dejando un borde libre alrededor.

Paso 4: Espolvorea el queso mozzarella rallado sobre la salsa de tomate.

Paso 5: Coloca las lonchas de jamón crudo sobre el queso mozzarella.

Paso 6: Lleva la pizza al horno precalentado y hornea durante aproximadamente 12-15 minutos, o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Paso 7: Mientras tanto, en un bol aparte, mezcla la rúcula fresca con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.

Paso 8: Retira la pizza del horno y deja enfriar ligeramente. Luego, coloca la rúcula aliñada sobre la pizza.

Paso 9: ¡Sirve y disfruta de esta deliciosa pizza de jamón crudo y rúcula casera!

Esta receta es perfecta para compartir con amigos o familiares en una noche de película o como plato principal en una cena especial. La combinación del jamón crudo con la rúcula fresca y el queso derretido es simplemente irresistible. No dudes en probarla y agregar tus propias variaciones, como aceitunas negras o tomates cherry cortados por encima. ¡Buen provecho!

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuántas porciones rinde esta receta?

Esta receta rinde aproximadamente 4 porciones.

2. ¿Cuánto tiempo se tarda en preparar esta pizza?

El tiempo total de preparación es de aproximadamente 1 hora.

3. ¿Puedo sustituir el jamón crudo por otro tipo de embutido?

Sí, puedes sustituir el jamón crudo por jamón cocido o salami, según tus preferencias.

4. ¿Puedo agregar otros ingredientes a esta pizza?

Sí, puedes agregar otros ingredientes como champiñones, aceitunas o queso adicional, según tu gusto.

Relacionado:   Cómo hacer una deliciosa pizza casera al horno: receta paso a paso

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir